Conciertos

Siegfried


Palacio Euskalduna.   19:30 h.

Programa 15

Erik Nielsen,  director
Simon Bailey,  barítono
Okka von der Damerau,  mezzosoprano
Clay Hilley,  tenor
Rachel Nicholls,  soprano


RICHARD WAGNER (1932)

Siegfried, Acto III

Simon Bailey,  barítono (Der Wanderer)
Okka von der Damerau,  mezzosoprano (Erda)
Clay Hilley,  tenor (Siegfried)
Rachel Nicholls,  soprano (Brünnhilde)

Dur: 95’ (aprox.)

FECHAS

Conoce aquí todas las ventajas de ser abonado de la BOS


TODO VUELVE

Dicen que la moda de los 90 ha vuelto. Que los colores fuertes y llamativos, los crop tops –que es como llaman ahora a esas camisetas que dejan ver el ombligo–, los pantalones por la cintura –al parecer, había otros que ni siquiera llegaban a la cintura– y el tie dye –sea eso lo que sea– son ahora mismo lo más de lo más; que en el closet de una mujer a la última no puede faltar un blazer de cuero oversize porque combina a la perfección con unos mom jeans, y que unas combat boots de estilo grunge completarían a las mil maravillas un outfit perfecto de aire vintage. ¡Ah! Y que el corte de pelo de salmonete con raíces oscuras y mechones rubios es una excelente opción para este año, aunque las babylights, parecidas al balayage, son una excelente opción si a uno le gustan los detalles sutiles.

Es posible que –como yo– hayan entendido poco más que lo de los colores chillones y las camisetas ombligueras o que se hayan quedado atascados intentando imaginar cómo es un corte de pelo de salmonete, pero no se preocupen: aunque he sacado todo eso casi literalmente de un par de artículos sobre estilismo actual, lo que importa realmente es que la moda es cíclica. Que, por muchos nombres en inglés que le pongan ahora, ya está todo inventado. Y no hablo solamente de ese pantalón de cuadros que juraron no volver a ponerse y que ahora, treinta años después, le han visto uno igualito al presentador ese simpático de la barbita, o esa permanente que no le terminaba de sentar bien a nadie y que ahora, fíjate, lleva la modelo de la revista que viene los sábados con el periódico. Todo vuelve. Y si no, que se lo pregunten a Wagner.

Porque Wagner, como les he comentado ya en alguna otra ocasión, fue un aventurero en esto de la ópera que, incapaz de conformarse y adecuarse a su herencia teatral, buscó una nueva realidad operística que modificase el teatro de un modo integral, implicándose transversalmente en toda la creación del espectáculo, para lo cual se deshizo de los virtuosismos vocales fundiendo esas series interminables de recitativos, arias y cabalettas en lo que llamó “melodía infinita”, asumió él mismo la escritura de sus libretos para crear textos que profundizasen en la visión del ser humano contemporáneo y complejo, y utilizó la orquesta para narrar la historia, explicar la acción, imprimir un estado emocional o crear tensión dramática, dependiendo de las necesidades expresivas de cada momento. Pero, además de innovar, como pasa con la moda, echó mano de lo que ya se llevaba en otros momentos, mezclando leyendas medievales, relatos mitológicos de claro espíritu germanista, sagas folclóricas escandinavas e incluso cuentos de hadas de Perrault y los hermanos Grimm para construir el argumento de sus dramas musicales, especialmente en el ciclo El anillo del Nibelungo (Der Ring des Nibelungen).

SigfridoSiegfried, si lo prefieren– es la tercera de las cuatro óperas que componen este ciclo. Un prólogo –El oro del Rin (Das Rheingold)– y tres jornadas –La valkiria (Die Walküre), la mencionada Sigfrido y El ocaso de los dioses (tterdämmerung)– recogen en cuatro óperas –más de quince horas de música– una historia de escala épica a través de tres generaciones de protagonistas –las primeras telenovelas como Dinastía o Falcon Crest también recurrieron a la moda vintage, al parecer–, donde dioses, magos, héroes y criaturas fantásticas luchan por poseer un anillo mágico que concede a su portador el poder de dominar el mundo –¡caramba! ¿No fue J.R.R. Tolkien quien escribió una “novelita” sobre algo parecido? ¿A ver si va a resultar ahora que El Señor de los Anillos también tiene algo de moda reciclada?–.

Y, aunque Sigfrido es la tercera de las óperas del Anillo, fue la segunda en ser ideada, ya que Wagner trabajó desde el final hacia atrás, planeando su tetralogía desde la muerte de Sigfrido y creando precuelas que ampliasen la historia y explicasen los antecedentes del héroe –vaya, ahora los que han recurrido a algo que ya estaba inventado son los de esa otra saga tan famosa sobre una guerra en las galaxias…–. Sin embargo, la música del ciclo fue compuesta siguiendo el orden de la historia, pese a las numerosas y largas interrupciones que dilataron su composición durante veinticinco años. Escritos los libretos entre 1848 y 1852, Wagner comenzó a componer El oro del Rin en 1953, seguido de La valkiria en 1954 y Sigfrido en 1956 pero, tras acabar los dos primeros actos, decidió dejar la obra de lado para centrarse en nuevos proyectos. No sería hasta 1869 –unos doce años después– que Wagner volvió a la composición de Sigfrido, completando el tercer acto en 1871. Este gran lapso de tiempo –y todo lo que Wagner pasó en él– hace que este tercer acto que vamos a escuchar esta tarde suponga un salto cualitativo respecto a su técnica orquestal, que alcanza algunos de sus momentos más memorables. La que nació con intención de ser un contrapunto divertido de Siegfrieds Tod (La muerte de Sigfrido) evolucionó hasta convertirse en el título más introspectivo de la saga, mostrando unos personajes vulnerables que, cegados por sus esperanzas y ambiciones, avanzan irremediablemente hacia el desastre.

Siegfried, criado en el bosque por el herrero Mime con el propósito de utilizarlo para recuperar el tesoro de los nibelungos custodiado por el dragón Fafner, lucha contra las imposiciones de los dioses en un mundo donde hay que renunciar al amor para alcanzar el poder, encarnando al héroe que debe salvar el mundo corrompido por el poder del Anillo. El tercer acto comienza en una noche de tormenta frente a la entrada de una cueva con Wotan –Odín– invocando a Erda, el alma antigua de la tierra. Cuando ésta aparece, antes de que Wotan le pregunte nada le recomienda consultar a las Nornas, sus hijas, que velan cuando ella duerme y tejen todos los destinos, pero lo que Wotan busca es detener la rueda de lo que está por venir y sabe que las Nornas no le pueden ayudar. Entonces Erda le recomienda que le pregunte a su propia hija, Brünnhilde, la más valiente y la más sabia, pero Wotan le confiesa el castigo que tuvo que imponerle por su rebeldía –¿recuerdan el final de La valkiria que escuchamos en el abono 3 de esta misma temporada?–. La diosa regaña a Wotan pero le anuncia que Siegfried, el héroe que, desconociendo el miedo, supo conquistar el anillo, despertará a Brünnhilde para que ella redima al mundo. Erda desciende al abismo del que Wotan la hizo emerger, y el dios queda esperando la llegada de Siegfried.

Cuando por fin aparece Siegfried encuentra a Wotan disfrazado de caminante y el joven le pregunta cómo llegar hasta la valkiria durmiente, pero el dios intenta interponerse en su camino de forma brusca, lo que irrita al muchacho y provoca que ambos se enzarcen en un insolente intercambio de palabras hasta que la ira de Wotan estalla y utiliza su lanza para cerrar el paso de Siegfried hacia Brünnhilde. Cuando el joven ve esto, utiliza su espada Nothung para romper la lanza en dos pedazos y franquear así su paso a través del muro de fuego hasta la roca donde yace la valkiria.

Despierta a la joven con un beso y, cuando Brünnhilde abre los ojos, la doncella pregunta el nombre de quien la despertó. Siegfried le responde, bendiciendo un día tan dichoso, y Brünnhilde se une a su himno de alabanza ya que se trata de Siegfried, a quien ella amó y protegió incluso antes de ser engendrado, y le cuenta cómo y por qué fue castigada por Wotan con el exilio del Valhalla y la negación de su naturaleza divina. La diosa casta se ha convertido en una mujer mortal invadida por el amor y abraza con Siegfried su plena condición de mujer.

El compositor de Leipzig es conocido por el desarrollo del leitmotiv como célula motriz y arquitectónica de su música, pero es a partir del tercer acto de Sigfrido donde estos elementos alcanzan todo su potencial, interactuando entre ellos, transformándose unos en otros y construyendo un denso e intrincado tejido de relaciones musicales y conceptuales.

También son claves los avances en la tonalidad –o, más bien, en la atonalidad– que se pueden observar a partir de este tercer acto, desapareciendo tal y como la conocíamos para ser sustituida por algo que se ha dado en llamar áreas tonales, mucho más indefinidas y que fluyen libremente entre ellas.

Son igualmente llamativos los avances en la orquestación, inventando instrumentos como la tuba wagneriana, la trompeta baja o el trombón contrabajo que aportasen colores nuevos que diesen voz al gran abanico de emociones que necesitaba expresar.

Tal vez haya en Wagner algo de copia, de reutilización y de modas que vuelven, pero esta segunda jornada de la tetralogía –y especialmente su tercer acto–supera todas las barreras musicales y estéticas existentes a través de pasajes sonoros extraordinarios, convirtiéndose en una de esas modas a las que es necesario volver de vez en cuando.

Nora Franco


Simon Bailey.

Barítono

Simon Bailey nació en Inglaterra y vive en Frankfurt desde 2002. Estudió en el Clare College de Cambridge, el RNCM de Manchester y la academia de ópera de La Scala de Milán.

Con un repertorio de más de 100 papeles principales de ópera y 50 oratorios, ha demostrado ser uno de los barítonos bajos más versátiles de su generación.

Los aspectos más destacados de su carrera incluyen Figaro (Le nozze di Figaro) en La Scala, Leporello (Don Giovanni) para Royal Opera House, Covent Garden, Jochanaan (Salome) en Stuttgart, Wotan (Das Rheingold) para Tiroler Festspiele en Erl, Kutusov (War and Peace) para Welsh National Opera y Mizoguchi (Kinkakuji) en Estrasburgo.

Las apariciones recientes en concierto incluyen Messiah en el Royal Albert Hall de Londres, Alte Oper de Frankfurt y Musikverein de Viena, Gurnemanz (Parsifal) en Bochum y Elijah en Giessen y Wetzlar.

Entre sus futuros compromisos destacan Wotan (Die Walküre) y Wanderer (Siegfried) en Erl, y Alberich (Siegfried) en Londres.

Simon fue elegido "Cantante del año de Gales" en 2018 por su actuación como Šiškov en From the House of the Dead de Janáček en Cardiff. También ganó el primer premio en el Concurso Internacional de Oratorio de Roma de 2005.


Okka von der Damerau.

Mezzosoprano

Ya sea en las óperas de Richard Wagner y Giuseppe Verdi o en las canciones de Gustav Mahler y Arnold Schönberg: con su voluminosa voz de mezzosoprano, rica en matices y dicción clara y natural, la cantante nacida en Hamburgo crea con cada papel una íntima y directa conexión  con el público.

Okka von der Damerau es invitada habitual de distinguidas orquestas, como la Chicago Symphony Orchestra, la Filarmónica de Viena, la Filarmónica de Múnich, la Orquesta dell’Accademia Nazionale di Santa Cecilia, la Orchestre Philharmonique de Radio France y la NDR Elbphilharmonieorchester. En diciembre de 2021 debutó con la Orquesta Filarmónica de Berlín en la 3ª Sinfonía de Mahler bajo la batuta de Zubin Mehta, y regresó allí en febrero de 2022 para interpretar la 2ª Sinfonía de Mahler, dirigida por Gustavo Dudamel.

Además de su carrera en la ópera, su grabación del ciclo de canciones de Frank Martin Die Weise von Liebe und Tod des Cornets Christoph Rilke con la Philharmonia Zurich bajo la dirección de Fabio Luisi recibió excelentes críticas.

En la temporada 2021/22, Okka von der Damerau fue contratada para interpretar Waltraute en Götterdämmerung en la Deutsche Oper Berlin, Ortrud/Lohengrin en la Hamburg State Opera y en Trovatore y Tristan und Isolde en la Bavarian State Opera. También debutó en el papel de Brünnhilde en Die Walküre en la Ópera de Stuttgart.

Futuros compromisos la llevarán a la Ópera de la Bastilla de París, el Teatro San Carlo de Nápoles, el Teatro alla Scala y el Festival de Bayreuth.

Okka von der Damerau recibió el Premio Especial del Jurado en el Concurso Vocal Internacional para Voces Wagnerianas de 2006 en Venecia. En 2013 recibió el Premio del Festival del Festival de Ópera de Munich.


Clay Hilley.

Tenor

Elogiado por el The New York Times, el holdentenor Clay Hilley ha actuado en numerosos escenarios internacionales en el repertorio operístico más exigente. A los 39 años cantó el papel principal de Siegfried de Wagner en el nuevo Ring Cycle de Stefan Herheim en la Deutsche Oper Berlin, bajo la batuta de Sir Donald Runnicles, y regresa al mismo teatro en noviembre de 2021 y enero de 2022 para reposiciones de esta producción.

Durante temporada 2021-22 tendrá dos debuts destacados: con la Dutch National Opera en el papel principal de Der Zwerg de Zemlinsky en una nueva producción de Nanouk Leopold, y en el Tiroler Festspiele Erl como Siegmund en una nueva producción de Die Walküre dirigida por KS Brigitte Fassbaender. Cantará el papel principal de Samson et Dalila en una presentación completamente escenificada en la Bob Jones University y un vibrante programa de conciertos que incluye el Acto 3º de Aida con la Atlanta Symphony Orchestra dirigida por Nicola Luisotti, y la Missa Solemnis de Beethoven con John DeMain y la Madison Symphony Orchestra.

Los aspectos más destacados de la última temporada incluyen Das Lied von der Erde de Mahler con la Orquesta dell’Accademia Nazionale di Santa Cecilia dirigida por Sir Antonio Pappano, el Acto II de Tristan und Isolde con Edward Gardner al frente de la Orchestra of the Norwegian National Opera and Ballet, y el papel de Phoebus en Notre Dame de Schmidt en el Theatre St. Gallen.

Clay Hilley se unió a Lyric Opera of Chicago en 2019-20 para las representaciones de Dead Man Walking y Siegfried en Der Ring des Nibelungen. Otros compromisos de esa temporada incluyeron el Drum Major de Wozzeck en la nueva producción de William Kentridge para el Metropolitan Opera, y una presentación semiescenificada de Die Tote Stadt en Bard SummerFest.


Rachel Nicholls.

Soprano

Descrita recientemente por The Observer como “magnífica, flexible, precisa y poderosa", Rachel Nicholls es ampliamente reconocida como una de las sopranos dramáticas más emocionantes de su generación. Nació en Bedford y en 2013 recibió una beca de la Fundación de los premios Opera para estudiar con Dame Anne Evans.

Sus recientes y futuros compromisos incluyen Isolda, Tristan und Isolde para el Théâtre des Champs Elysées, Stuttgart, Frankfurt, Roma, Turín, Karlsruhe, la Yomiuri Nippon Symphony Orchestra y Grange Park Opera, así como en concierto con la Orquesta Sinfónica del Estado de São Paulo, el rol principal en Elektra para Basilea y Karlsruhe, Salomé en Hannover, Brünnhilde (Die Walküre) en una nueva producción para la English National Opera, Brünnhilde (Siegfried), en concierto con Hallé (recientemente editado en CD), Brünnhilde (Göttterdämmerung) en Taiwán, Jenifer (A Midsummer Marriage) en concierto con la London Philharmonic Orchestra, Fidelio para la Ópera Nacional de Lituania, Guinevere Gawain para la BBC Symphony Orchestra, Lady Macbeth (Macbeth) para Karlsruhe y NI Opera, y Eva (Die Meistersinger) para Karlsruhe y English National Opera.

Es también muy solicitada como concertista y ha trabajado con orquestas en toda Europa y el Extremo Oriente y en recitales en lugares como el Wigmore Hall de Londres. Sus grabaciones incluyen Siegfried y The Spirit of England de Siegfried de Elgar con la Hallé, un amplio repertorio con el Bach Collegium Japan y la Tercera Sinfonía de Tippett para Chandos.


Erik Nielsen.

Director

Erik Nielsen es un director que trabaja con desenvoltura en los ámbitos operístico y sinfónico. Desde 2015 es Director titular de la Orquesta Sinfónica de Bilbao, siendo además Director Musical del Theater Basel entre 2016 y 2018, donde continua siendo invitado regularmente a dirigir la Sinfonieorchester Basel. En 2002 dio inicio a una asociación de 10 años con la Ópera de Frankfurt, comenzando como Korrepetitor (pianista) y más tarde como Kapellmeister de 2008 a 2012. En ella se ha consolidado dirigiendo títulos de un amplio repertorio que abarca desde Monteverdi a Lachenmann. Antes de establecerse en Frankfurt, Erik Nielsen fue arpista en la Orchester-Akademie de la Filarmónica de Berlín.

Entre sus próximos proyectos para la temporada 20/21 destacan su debut en la Dutch National Opera dirigiendo a la Rotterdam Philharmonic Orchestra en una nueva producción del Oedipus Rex de Stravinsky combinado con el estreno mundial de la ópera Antigone de Samy Moussa, sus debuts con la Sinfónica de Galicia y Orchestre der Tiroler Festspiele y su regreso a la Bayerische Staatsoper de Múnich con Ariadne auf Naxos de Richard Strauss.

Entre sus compromisos recientes destacan Karl V de Krenek con la Bayerische Staatsoper Munich, Oedipus Rex, Il Prigioniero y Pelléas et Mélisande en la Semper Oper Dresden, Peter Grimes y Oreste de Trojahn en la Opernhaus de Zürich, Billy Budd y Das Mädchen mis den Schweflhörzern de Lachenmann en Frankfurt, Mendi Mendiyan de Usandizaga, la Pasión según San Juan y Salome en Bilbao, y The Rake’s Progress en Budapest, además de conciertos en Oslo, Manchester, Estocolmo, Madrid, Estrasburgo, Lisboa, Basilea, Aspen Music Festival y en el Interlochen Arts Camp.

Pianista desde muy joven, Erik Nielsen estudió dirección de orquesta en el Curtis Institute of Music y se graduó en oboe y arpa en The Juilliard School. En 2009 fue galardonado con el Premio Sir Georg Solti por la Fundación Solti U.S.

Info covid

Agenda de eventos

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do

Eventos relacionados

Temporada 2022-2023
06 - 07
Oct
2022
>Sonidos de Ucrania

Sonidos de Ucrania

Lugar: Palacio Euskalduna


Abono temático:
Música y consuelo

A. Isasi: Die Sünde, op. 19
R. Glière: Concierto para arpa
R. Glière: Sinfonía nº 2 en do menor, op. 25

Marie-Pierre Langlamet, arpa
Erik Nielsen, director

El Consuelo de la música frente a la sinrazón de la guerra. Reinhold Gliére es el compositor más importante que ha dado la ciudad de Kiev. Ucraniano, de ascendencia germano-polaca y enterrado en Moscú, su vida es un ejemplo de cómo la música no entiende de fronteras. Escribió uno de los conciertos preferidos por las arpistas, que sonará en las manos de la solista de la Filarmónica de Berlín. Además, un nuevo poema sinfónico de nuestro admirado Andrés Isasi: El pecado.

Ver más
Temporada 2022-2023
13 - 14
Oct
2022
>América en siete cuerdas

América en siete cuerdas

Lugar: Palacio Euskalduna


Abono:
Iniciación

R. Sierra: Fandangos
Y. Costa/Elodie Boundy: Concerto de fronteira
I. Albeniz / R.Fruhbeck: Suite española, selección
E. Castellanos: Santa Cruz de Pacairigua

Yamandú Costa, guitarra
Carlos Miguel Prieto, director

Un programa que es un puente musical sobre el océano Atlántico, con instrumentos como el violao brasileño de siete cuerdas, heredero de la guitarra española y del que Yamandú Costa, el guitarrista más admirado de Brasil, es un virtuoso consumado. Melodías y ritmos que evocan danzas antiguas (el fandango en versión del puertorriqueño Roberto Sierra), diversidad de paisajes (la orquestación de “nuestro” Frühbeck de la suite de Albéniz), y aromas caraqueños por el venezolano Evencio Castellanos.

Ver más
Temporada 2022-2023
27 - 28
Oct
2022
>Nobu y el segundo de Rachmaninov

Nobu y el segundo de Rachmaninov

Lugar: Palacio Euskalduna

A. Isasi: Zharufa, op. 12
P. Dukas: La Peri, poème dansé
S. Rachmaninov: Concierto para piano y orquesta nº 2 en do menor, op. 18

Nobuyuki Tsujii, piano
Erik Nielsen, director

De Nobuyuki Tsuji nos deslumbra su técnica, su sensibilid, en resumen su supercapacidad para la música. Y admiramos que lo haya conseguido venciendo a la cegera con otra supercapacidad: la del tesón. En realidad sólo deberíamos cerrar los ojos con él y darle las gracias por emocionarnos con su versión del Segundo de Rachmaninov. La inspiración en el exotismo oriental está detrás de los dos bellos poemas sonoros de Paul Dukas y nuestro internacional Andrés Isasi, quien ganó el 2º premio de composición del conservatorio de Malmö en 1914 con Zharufa.

Ver más
Temporada 2022-2023
03 - 04
Nov
2022
>Debussy y el sonido del Txistu

Debussy y el sonido del Txistu

Lugar: Palacio Euskalduna

C. Debussy: Prelude a la apres midi d’un faune
Tradicional: Zaharra
Javier Martínez: Karibu Peponi
C. Debussy: Images

Garikoitz Mendizabal, txistulari
Erik Nielsen, director

El fauno que imaginó Debussy tocando la flauta entre las ninfas sirve para introducir el sonido ancestral del txistu en la música sinfónica. De la mano de Garikotiz Mendizabal disfrutaremos tanto de la vertiente tradicional de nuestro instrumento, como del lenguaje más actual, en la pieza de Javier Martínez, inspirada en la flauta de tres agujeros que utilizan los kenianos. Otra vez Debussy, esta vez con Images, será un reto para que la orquesta muestre su sutil paleta sonora.

Ver más