Conciertos

TEMPORADA BOS 15

Su majestad el violín


Palacio Euskalduna.   20:00 h.

J. Rodrigo: Concierto de Estío
M. Bruch: Fantasía escocesa
A. Dvorák: Sinfonía nº 6

Michail Ovrutsky, biolina/violín
Michal Nesterowicz, zuzendaria/director

FECHAS

  • 22 de abril de 2010       Palacio Euskalduna      20:00 h.
  • 23 de abril de 2010       Palacio Euskalduna      20:00 h.

Conoce aquí todas las ventajas de ser abonado de la BOS

TRES MIRADAS A LA TRADICIÓN

La forma concertante configura el espacio más amable y familiar de toda la producción de Joaquín Rodrigo. A raíz del éxito obtenido con el Concierto de Aranjuez , estrenado en 1940, el autor valenciano escribe diez conciertos, no sólo para guitarra y orquesta, sino para diversos timbres y grupos instrumentales. Así, en 1942 firma el Concierto heroico para piano, y al año siguiente termina el Concierto de estío para violín y orquesta, distintos entre sí en cuanto a atmósferas y a la relación sonora que se establece entre el instrumento solista y la totalidad orquestal. Si del Heroico puede decirse que responde a la formulación libre que caracteriza el espíritu romántico, del Concierto de estío podemos sacar en conclusión que se trata de un deliberado ajuste a la estructura clásica e incluso barroca, próxima a la que brilla diáfanamente en los conciertos de Vivaldi. Según palabras del autor, no es preciso buscar en esta obra intenciones preconcebidas. Sin embargo, sí que existe un planteamiento estilístico desde el principio, que actúa sobre todo el discurso de la obra como una especie de voluntad inconsciente, hasta el punto de recordarnos constantemente la conjunción tímbrica de la escuela veneciana del siglo XVIII, sin perder de vista que se trata de un modelo particular que escoge un compositor del siglo XX para rendir un tributo a la tradición,  dando como resultado final una de las páginas más acertadas y mejor escritas de Joaquín Rodrigo. No quiso el autor hacer alusiones a la música popular española, salvo en el “Rondino”, donde se adivina “cierta  influencia catalana depurada”, según nos dejó dicho el compositor, aunque también no parece descabellado señalar una evidente utilización del esbozo general de la petenera flamenca en el primer tiempo o “Preludio”.  En este movimiento se dibuja la clave temática que va a permanecer presente con más o menos evidencia a lo largo de la obra y que va a servir de trenzado con la maravillosa melodía de la “Siciliana”, escrita en aire “Andantino”, prestándose a un delicioso juego entre el violín y las partes instrumentales de la orquesta. Rodrigo se muestra en estas páginas como un buen conocedor de las posibilidades expresivas del instrumento solista. "Mi intención en el Rondino –escribe el autor en sus memorias-  fue la de dibujar una especie de círculo armónico con las diez apariciones sucesivas del tema sin interferencia de ningún otro episodio. El violín hace piruetas sobre bajos armónicos mientras que los otros instrumentos golpean alrededor de las tonalidades alineadas en la órbita tonal fija, describiendo así un círculo mágico que se repite tres veces.” El Concierto de estío se estrenó en el Teatro San Carlos de Lisboa el 16 de abril de 1944, a cargo del violinista Enrique Iniesta y la Orquesta Nacional de España bajo la dirección de Bartolomé Pérez Casas.

El violín va a seguir siendo el principal protagonista de la primera parte de este programa, pero esta vez sin someterse estrictamente a la forma clásica concertante, sino adoptando una mayor flexibilidad con respecto al conjunto instrumental que naturalmente deriva en una concepción más libre de la obra en general. Max Bruch había compuesto dos Conciertos para violín y orquesta en 1867 y 1877 respectivamente, en los que hizo gala del rigor y academicismo que caracterizaba su escritura, pero en 1880 termina la Fantasía escocesa con la intención de ofrecer a su dedicatario, Pablo Sarasate, una partitura en la que pudiera sentirse lo suficientemente cómodo y en la que se desarrollasen con plena autonomía los recursos expresivos del instrumento solista, con el objeto de cooperar con el virtuosismo del violinista navarro. Bruch, que nunca había estado en Escocia, escoge una serie de canciones pertenecientes al folclore de aquel país, para ajustarlas libremente a su obra, respetando no obstante su notación y ritmos naturales, un poco a la contra de lo que Mendelssohn llevara a cabo treinta y siete años antes con su Tercera Sinfonía, inspirada en el ambiente y la atmósfera de la música escocesa. En el caso de Bruch, sin embargo, no se hacen referencias directas a las melodías, por eso el título completo que encabeza la partitura es el de Fantasía para violín con orqueta y arpa utilizando libremente las melodías escocesas. El empleo del arpa es precisamente para reforzar el escenario sonoro y otorgar un sentido de veracidad a este extraño entroncamiento entre realidad y “fantasía”. La obra se divide en cinco movimientos que, por el encadenamiento que sufren los dos primeros y el tercero y el cuarto, convierten al discurso en una forma tripartita. A la Introducción , majestuosa y solemne, le sigue un “Adagio cantábile”, que repite de manera más brillante los primeros compases del aire “Grave” para dar paso a la canción de amor “Auld Robin Morris” a cargo del violín, donde se pone de manifiesto la elegante capacidad inspirativa de un compositor influido directamente por el melodismo y la instrumentación de Brahms, derivando sin interrupción  en un virtuosístico “Allegro” en forma de scherzo que encierra la célebre  melodía “The Dusty Miller”. El movimiento lento, “Andante sostenuto” es una especie de reflexión personal, un tanto melancólica sobre la hermosa canción “I’m a down for Lack o’Johnny”, e inmediatamente Bruch se dispone a cerrar la obra de una forma circular, recordándonos el tema del principio, “Auld Robin Morris”, que sirve de apertura y cierra, no sin antes levantar los ánimos heroicos al aire de un “Allegro guerrero”, entonando el antiguo himno patriótico “Scots wha bae whyere Wallace bled”, que Robert Burns escribiera en 1793 y que Berlioz usara en la obertura Rob Roy. La Fantasía escocesa se oyó por primera vez en Liverpool, en 1881, a cargo de Joseph Joachim como solista y la Orquesta de la Sociedad Filarmónica dirigida por el compositor, pero Max Bruch no quedó contento con el resultado hasta que en 1883 se interpretara de nuevo, en versión de Pablo Sarasate, con el título provisional de Concierto para violín (Escocia).

    Persistiendo en el color nacionalista que se desprende de la amplia concepción romántica de este programa, La Sinfonía 6 en Re mayor de Antonin Dvorak inaugura el periodo eslavo de un compositor que, a pesar de haber sido considerado el padre del sinfonismo checo y de escribir nueve sinfonías, no obtuvo hasta la redacción de la Sexta la suficiente confianza en sí mismo como autor de una forma a la que Beethoven o Brahms habían otorgado casi toda su plenitud. La admiración que Dvorak sentía por este último –como en el anterior caso de Bruch- es evidente en esta obra, transformándola casi en un tributo personal a quien considerara su buen amigo y maestro. Tanto en la construcción de las estructuras, como en el desarrollo de los temas, e incluso en la utilización de los elementos folclóricos, el talante creador brahmsiano envuelve como un manto sonoro todo el discurso musical, en el  que no obstante resplandece el estilo del compositor bohemio, ya consolidado por su fuerza, dinamismo y vitalidad expresiva. De hecho se especula con la probabilidad de que Brahms y Dvorak coincidieran en una audición privada que Hans Richter ofreciera en Viena de la Rapsodia eslava nº 3 del compositor bohemio, y fue el célebre director quien le propuso escribir una obra de mayor envergadura a partir de esos materiales, con la idea de  estrenarla en la capital austriaca. Dvorak terminó la Sinfonía en 1880, pero finalmente no se escucharía hasta el año siguiente en Praga, bajo las órdenes de Adolf Cech, pues Richter retrasó su compromiso hasta 1882, trasladando incluso el lugar del concierto a Londres. Dvorak sospechó que tales cambios se debieron en verdad a la hostilidad que comenzaba a manifestarse en Viena por toda la cultura checa, en vez de aceptar las excusas de exceso de trabajo y enfermedad ofrecidas por el director. De hecho no tardaría mucho tiempo en confirmarlo al observar como los profesores de la Orquesta Filarmónica de Viena se negaban a tocar cualquiera de sus obras.

    La Sinfonía nº 6 comienza por un “Allegro non tanto” en forma sonata, en donde a partir de dos temas primarios y dos secundarios se expone abiertamente todo el material, tanto melódico como rítmico, creando un ambiente que, además de a Brahms nos trae ecos de Smetana. Los timbres se entretejen en una sucesión de contrastes que, partiendo de una enérgica fuerza sonora a cargo de las cuerdas y las trompas, llegan hasta el melancólico canto del oboe. El “Adagio” se estructura en una especie de rondó con variaciones propias en cada una de las secciones, donde los instrumentos de madera crean un misterioso ambiente nocturno, cuyo tema principal paradójicamente se caracteriza por la luminosidad que va adquiriendo conforme se expande y desarrolla a partir de los motivos de la introducción, hasta esfumarse en la cadencia final, de nuevo a cargo de los instrumentos de viento. El tercer tiempo, “Furiant-Presto”, es que en verdad le proporciona el temple más eslavo a la sinfonía. La furiant es una danza popular checa, que como su nombre señala es rápida, excitante e impetuosa. Aunque Dvorak la había usado ya en momentos anteriores, es la primera vez que la emplea con la orquesta completa, sin los trombones y la tuba. La particularidad rítmica de esta danza es que, a pesar de estar escrita en compás ternario, produce un efecto de alternancia con compases binarios. La forma de este movimiento responde a un scherzo con un trío, en donde se muestra la libertad creativa del compositor a la hora de sumergirse en la música de raíz tradicional. En el “Finale-Allegro con spirito”, se vuelve a la forma sonata, inaugurada con un tema paralelo al que escuchamos en el primer movimiento. Los acontecimientos sonoros, sin embargo, no son  tan interesantes y novedosos como en los tiempos precedentes, quizás porque el autor se hace más deudor de Brahms y, en cierta manera, de su conservadurismo, que brota directamente aquí de la influencia o el consciente recuerdo de la Segunda Sinfonía del compositor alemán.
 
José Ramón Ripoll

El violín es el protagonista de la primera parte del programa, dedicada a dos obras no tan frecuentes en las salas de concierto, pero que forman parte del repertorio consolidado del instrumento. En la segunda parte, el protagonismo es para la orquesta, dirigida en esta ocasión por Michail Nesterowicz, ganador del Concurso de dirección de orquesta de Cadaqués.

Info covid

Agenda de eventos

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do

Eventos relacionados

Temporada 2021-2022
09 - 10
Jun
2022
>Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Lugar: Palacio Euskalduna

Giancarlo Guerrero, director
Joaquín Achúcarro, piano


I

AUGUSTA HOLMÈS (1847-1903)

Andromède, Poema sinfónico*

CÉSAR FRANCK (1822-1890)

Variaciones sinfónicas para piano y Orquesta.

Joaquín Achúcarro, piano

II

MODEST MUSSORGSKY (1839-1881) / MAURICE RAVEL (1875-1937)

Cuadros de una exposición.

I. Promenade – Gnomus
II. Promenade – El castillo medieval
III. Promenade – Tullerias
IV. Promenade – Bydlo
V. Baile de los polluelos dentro del cascarón
VI. Samuel Goldenberg y Schmuyle
VII. El mercado
VIII. Catacumbas (Sepulcrum Romanum)
IX. La cabaña sobre patas de gallina (o la choza de Baba-Yaga)
X. La gran puerta de Kiev

Información y entradas
Temporada 2021-2022
21 - 24 - 27 - 28 - 30
May
2022
>Madama Butterfly

Madama Butterfly

Lugar: Palacio Euskalduna

Giacomo Puccini

Representaciones

  • Sábado 21 de Mayo de 2022 19:00h
  • Martes 24 de Mayo de 2022 19:30h
  • Viernes 27 de Mayo de 2022 19:30h
  • Sábado 28 de Mayo de 2022 19:00h (*OB)
  • Lunes 30 de Mayo de 2022 19:30h

*OB: Opera Berri

Patrocina:

FICHA

  • Cio-Cio San: Maria Agresta*
  • Cio-Cio San BERRI: Carmen Solís
  • Pinkerton: Sergio Escobar
  • Pinkerton BERRI: Javier Tomé
  • Suzuki: Carmen Artaza*
  • Sharpless: Damián del Castillo
  • Goro: Jorge Rodríguez-Norton
  • Kate Pinkerton: Marta Ubieta
  • Yamadori y Comisario: Jose Manuel Día
  • Tío Bonzo: Fernando Latorre
  • Oficial del registro: Javier Campo**
  • Yakuside: Gexan Etxabe
  • La madre de Cio-Cio San: Eider Torrijos**
  • La tía de Cio-Cio San: Leyre Mesa**
  • La prima de Cio-Cio San Olga Revuelta**
  • Bilbao Orkestra Sinfonikoa
  • Coro de Ópera de Bilbao: Director Boris Dujin
  • Director musical: Henrik Nánási*
  • Director de escena: Stefano Monti
  • Coproducción Teatro Comunale di Modena / Teatro Municipale di Piacenza

*Debuta en ABAO Bilbao Opera
**Coro de Ópera de Bilbao

MÁS INFORMACIÓN

Benjamin Franklin Pinkerton, un oficial de la Armada de Estados Unidos, inspecciona una casita en una colina cercana a Nagasaki desde la que se ve el puerto. Va a alquilársela a Goro, un servicial casamentero. Junto con la casa recibe también a tres criados y a una geisha como mujer, cuyo nombre es Cio-Cio San, pero que es conocida como Butterfly. El alquiler, según la costumbre japonesa, es por una duración de 999 años, susceptible de ser renovado todos los meses. El cónsul estadounidense, Sharpless, llega jadeante después de haber subido la colina. Pinkerton describe su filosofía del yanqui indómito que recorre el mundo en busca de experiencias y placeres. No está seguro de si sus sentimientos por la joven japonesa son realmente amor o simplemente un capricho, pero su intención es seguir adelante y celebrar la ceremonia nupcial. Sharpless le advierte de que es posible que la muchacha tenga una visión diferente del matrimonio, pero Pinkerton hace caso omiso de sus preocupaciones y le dice que algún día tendrá una verdadera esposa estadounidense. Ofrece al cónsul güisqui y propone un brindis.

Llega Butterfly con sus amigos para la ceremonia. En una conversación casual tras la presentación formal, la muchacha admite que tiene tan solo quince años y explica que su familia fue importante en otro tiempo, pero que luego perdió su posición desahogada, por lo que no le ha quedado más remedio que ganarse la vida como geisha. Llegan sus familiares y hablan sobre la celebración de un matrimonio tan desigual. Cio-Cio San enseña a Pinkerton sus exiguas posesiones y le confiesa que ha estado en la misión cristiana y que tiene la intención de convertirse a la religión de su marido. El comisionado imperial lee el contrato matrimonial y los parientes felicitan a la pareja. De repente, se oye desde lejos una voz amenazadora: es el bonzo, el tío de Butterfly, un sacerdote. Maldice a la muchacha por haber ido a la misión y por renunciar a su religión ancestral. Pinkerton les ordena a todos que se vayan e intenta consolar a Butterfly con palabras dulces. Suzuki le ayuda a ponerse el kimono nupcial antes de que la pareja se reúna en el jardín, donde se dejan llevar por la pasión.

Cuando comienza el Acto II han transcurrido tres años y Cio-Cio San está esperando el regreso de su marido a casa. Suzuki implora ayuda a los dioses, pero Butterfly le reprende por creer en los dioses japoneses en vez de en la promesa de Pinkerton de que un día regresaría. Aparece Sharpless con una carta de Pinkerton, pero antes de que pueda leerla a Butterfly, aparece Goro con el último pretendiente de la joven, el acaudalado príncipe Yamadori. Butterfly sirve amablemente té a los invitados, pero insiste en que no está disponible para contraer matrimonio: su marido estadounidense no la ha dejado y le dio palabra de que un día regresaría. Pide a Goro y Yamadori que se vayan. Sharpless intenta leer la carta de Pinkerton y sugiere a Butterfly que quizá debería reconsiderar la oferta de Yamadori. Como respuesta, ella le muestra al cónsul el hijo que ha tenido con Pinkerton. Dice que su nombre es “Pesar”, pero que cuando regrese su padre se llamará “Dicha”. Sharpless está demasiado hundido para seguir leyéndole el contenido de la carta. Se va prometiéndole que informará a Pinkerton sobre la existencia de su hijo. Un cañonazo en el puerto anuncia la llegada de un barco. Butterfly y Suzuki leen su nombre desde la terraza: es el de Pinkerton. Radiante de alegría, Butterfly se une a Suzuki para decorar la casa con flores. Cae la noche y Butterfly, Suzuki y el niño emprenden una vigilia sin apartar la vista del puerto.

Amanece y Suzuki insiste en que Butterfly intente dormir un poco. Butterfly mete al niño en la casa. Aparece Sharpless con Pinkerton y Kate, la nueva mujer de Pinkerton. Suzuki se da cuenta de quién es la mujer estadounidense y se muestra de acuerdo en ayudar a comunicar la noticia a Butterfly. A Pinkerton le invade la sensación de culpa y se retira un poco para recordar los días pasados en la casa. Cio-Cio San entra apresuradamente confiando en encontrar a Pinkerton, pero es a Kate a quien ve en su lugar. Comprendiendo la situación, se muestra de acuerdo en renunciar a su hijo, pero insiste en que sea Pinkerton quien vuelva a por él. Tras echar a todo el mundo, Butterfly saca la daga con la que su padre se había suicidado, pues prefiere morir con honor que vivir con vergüenza. Se detiene por un instante cuando entra el niño inesperadamente, pero Butterfly lo saca al jardín y ella se retira detrás de una cortina. Cuando llega Pinkerton, pronunciando su nombre, la joven se clava la daga.

Ver más
Temporada 2022-2023
18
Jun
2022
>Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Lugar: Guggenheim Bilbao

Coincidiendo con el centenario de la BOS el Museo Guggenheim Bilbao celebra su 25º Aniversario. En esta doble celebración, el Museo será el escenario de un gran concierto de la BOS abierto a la ciudadanía cuyo programa incluirá “Cuadros de una exposición”, la obra con la que Modest Mussorgsky rindió homenaje a su amigo Viktor Hartmann, con ocasión de la exhibición de algunas de sus obras tras su fallecimiento. La pieza representa un recorrido de cuadro en cuadro, en un estilo musical de fuerte carácter descriptivo. Compuesta originalmente para piano, la música fue “coloreada” por Maurice Ravel con una brillante orquestación. Junto a este gran clásico, en este concierto se recuperará el poema sinfónico, de lenguaje denso y poderoso, “Andrómeda”, de Augusta Holmès, compositora francesa injustamente tratada por la historia, al igual que muchas de sus colegas. Una gran oportunidad para celebrar la amistad y el diálogo entre las artes.

Patrocina:

Localización : Atrio
Punto de venta : Taquilla y Web
Duración : 60
Más información : Aforo limitado y uso responsable de mascarilla.
Se ruega puntualidad. No se podrá acceder al Atrio una vez iniciada la actividad.

Web: Guggenheim

Ver más