Conciertos

ADRIANA LECOUVREUR

Francesco Cilea


Palacio Euskalduna.   20:00 h.

Adriana                         Ainhoa Arteta
Maurizio                        Bruno Ribeiro
Princesa de Bouillon     Luciana D’Intino
Michonnet                     Luca Salsi
Príncipe de Bouillon     Stefano Palatchi
Abate de Chazeuil        Francisco Vas
Mlle. Jouvenot              Marta Ubieta
Mlle.Dangeville            Nuria Lorenzo
Quinault                      Miguel Angel Arias*
Poisson                      Manuel de Diego
     
             
Bilbao Orkestra Sinfonikoa
Coro de Ópera de Bilbao
    

Director musical      Fabrizio Carminati
Director de escena      Lorenzo Mariani
Director del coro      Boris Dujin
Coreografía              Igor Yebra
       

Producción Teatro San Carlo di Napoli

 

*Debuta en ABAO-OLBE

FECHAS

  • 18 de enero de 2014       Palacio Euskalduna      20:00 h.
  • 21 de enero de 2014       Palacio Euskalduna      20:00 h.
  • 24 de enero de 2014       Palacio Euskalduna      20:00 h.
  • 27 de enero de 2014       Palacio Euskalduna      20:00 h.

Conoce aquí todas las ventajas de ser abonado de la BOS

ADRIANA LECOUVREUR

Opera en cuatro actos

Libreto de Arturo Colautti,

basado en Adrienne Lecouvreur de Eugène Scribe y Ernest Legouvé,

con música de Francesco Cilèa

 

Maurizio, Conde de Sajonia (tenor)

Adriana Lecouvreur, actriz de la Comédie Française (soprano)

Michonnet, director de la Comédie Française (barítono)

La Princesa de Bouillon (mezzosoprano)

El príncipe de Bouillon (bajo)

El abate de Chazeuil (tenor)

Quinault (bajo)

Poisson (tenor)

Mademoiselle Jouvenot (soprano)

Mademoiselle Dangeville (mezzosoprano)

Un mayordomo (tenor)

 

 

La acción transcurre en París en 1730.

 

Acto I

En los camerinos de la Comédie Française. Los actores la Jouvenot, la Dangeville, Poisson y Quinault, actores de la Comédie Française se preparan para salir a escena y los cuatro llaman la atención del director de escena, el atormentado Michonnet, que soporta con paciencia su cargo con la secreta esperanza de poder convertirse un día en socio de la Comédie.

Llega entonces el príncipe de Bouillon, "protector" de una de las divas del teatro, acompañado del abate de Chazeuil. Ambos se entretienen haciendo cumplidos a las actrices. El príncipe pregunta por la Duclos, pero en ese momento hace acto de presencia Adriana Lecouvreur, recitando el papel que en breve interpretará y mostrándose como una verdadera enamorada de su arte. El príncipe sigue preocupado por la ausencia de la Duclos y sabiendo que ésta ha escrito una nota, pide al fiel abate de Chazeuil que la intercepte, entregándole dinero por si es necesario sobornar a alguien.

Michonnet, decidido al fin a declararse a Adriana, empieza a explicarle que ha recibido una pequeña herencia de un tío de Carcasona. Ella no parece entender nada, pero cuando Michonnet está a punto de declararse, le revela que ama a un joven oficial al servicio de Mauricio, Conde de Sajonia y pretendiente al reino de Polonia. En realidad, el joven oficial no es otro que el propio Mauricio, que ha querido presentarse de incógnito. Justo cuando Adriana está describiendo a Michonnet su amor por el oficial, aparece el propio Mauricio, pletórico de amor. Pese a todo, comenta que se encuentra en una situación compleja y que teme haber perdido el favor del Conde de Sajonia. Ella, regalándole un ramo de violetas, promete que en cuanto tenga ocasión de conocer al Conde, hablará en favor del joven oficial.

El abate ha obtenido a través de su doncella la nota de la Duclos en que ésta propone una cita en una villa cercana al Sena, la que el príncipe suele utilizar para sus entrevistas íntimas con ella. Pero la nota va dirigida al palco de Maurizio y el príncipe, muy celoso, decide organizar una fiesta en la villa después de la representación con la intención de pillarlos in fraganti.

Michonnet contempla emocionado el monólogo escénico de Adriana. La nota que la Duclos ha escrito, siguiendo en realidad órdenes de la princesa de Bouillon, llega a manos de Maurizio y éste al leerla abandona el teatro sin cumplir su promesa de esperar a Adriana. El príncipe aprovecha para invitar a todos a la fiesta en la villa. Adriana rechaza inicialmente la invitación, pero cuando descubre que podrá encontrarse con el Conde de Sajonia, acepta con la esperanza de poder interceder en favor de su amado.

 

Acto II.

En el salón de una villa junto al Sena. La princesa de Bouillon espera ansiosa a Maurizio y cuando aparece le pide explicaciones por su retraso. Para tranquilizarla, Maurizio le regala el ramo de violetas que antes le había entregado Adriana. La princesa expone las gestiones a su favor que ha realizado con la reina y el cardenal. El rey está dispuesto a ayudarlo pero tendrá que vérselas con los enemigos que Maurizio tiene en la corte.

Ante estas revelaciones, Maurizio considera prudente huir, pero la princesa le pide que no lo haga, se declara enamorada y le acusa de amar a otra. El se excusa como puede y reconoce la estima que le tiene y lo mucho que le debe. La llegada de un carruaje les separa.

El príncipe de Bouillon cree que encontrará a Maurizio con la Duclos. La aparición de Adriana crea unos instantes de incertidumbre por la presencia de Maurizio en la villa. El príncipe da orden de que la sala donde cree que se encuentra la Duclos sea vigilada pero, al encontrar a Maurizio, la cortesía le obliga a fingir y a presentárselo a Adriana como quien es realmente: el Conde de Sajonia. Adriana se cree víctima de un juego, pero Maurizio, después de confirmarle su amor, confiesa que su presencia en la villa se debe a motivos políticos. Por esa razón, le pide a Adriana que le ayude en la huida de la mujer que se esconde en la sala adyacente sin descubrirla. Adriana obedece pese a que Michonnet le aconseja que no se mezcle en asuntos de la nobleza.

Cuando Adriana informa a la desconocida de que podrá salir sin ser vista, la princesa descubre en el tono de voz de Adriana que ambas están enamoradas de Maurizio. Adriana ahora quiere conocer la identidad de la misteriosa dama. La princesa consigue escapar, pero pierde un brazalete que será clave para que Adriana pueda descubrir la identidad de la fugitiva.

 

Acto III

Gran salón de baile en casa del príncipe de Bouillon. El servicio se prepara para la fiesta bajo la atenta vigilancia del Abate. La princesa no sabe cómo descubrir la identidad de su rival, pero recuerda perfectamente su voz y está convencida de que conseguirá identificarla. El Abate actúa con galantería pero la princesa le pide ayuda para descubrir a la amante de Maurizio. Llega Adriana acompañada de Michonnet. La princesa reconoce inmediatamente la voz, pero se mantiene a la expectativa, y para asegurarse comenta el rumor de que Maurizio ha sido gravemente herido en un duelo. Adriana casi se desvanece al oírlo. En ese momento llega Maurizio, y Adriana no puede disimular su alegría. Para la princesa es la prueba definitiva. Maurizio habla en voz baja con ésta, y también Adriana empieza a sospechar de ella. A petición del príncipe de Bouillon, Maurizio hace una descripción de su victoria sobre el general ruso Menchikov en Curlandia.

Empieza el ballet, basado en el mito del Juicio de Paris. Los invitados escuchan las intrigas entre la princesa y Adriana. Aquella alude al ramo de violetas y Adriana enseña el brazalete, explicando dónde lo encontró. El príncipe lo reconoce como perteneciente a su esposa. Cuando el bailarín que hace de Paris acaba el ballet entregando la manzana de oro a la princesa de Bouillon, ésta se muestra partidaria de continuar la fiesta con un monólogo de Adriana, y le sugiere maliciosamente que recite el de Ariadna abandonada. El príncipe propone Fedra. Adriana no quería recitar, pero cambia de opinión cuando le proponen recitar Fedra. Aprovechando las alusiones del texto, se dirige claramente a la princesa con una frase despectiva, dejándola en evidencia. En el paroxismo de la ira, Adriana se encuentra muy afectada y pide permiso para retirarse. La princesa jura venganza.

 

Acto IV

Un salita en casa de Adriana. Adriana no ha recuperado la serenidad; nNo ha podido hablar con Maurizio y se siente abandonada. Llega Michonnet, dispuesto a consolarla, y poco después sus compañeros de la Comédie Française con unos regalos para felicitarla en el día de su santo y pedirle que regrese al teatro. La ponen al corriente de las novedades y, entre otras cosas, le explican que la Duclos ha abandonado al príncipe. Le cantan una canción satírica que circula por París sobre el tema. Aparece la criada con un pequeño cofre, en el que se puede leer "De parte de Maurizio". Adriana se emociona y le pide a Michonnet que la ayude a quedarse a solas. Cuando todos han salido, Adriana abre el cofre. Un olor glacial y siniestro la invade. Dentro encuentra el ramo de violetas marchitas, y caer en depresión mirándolas. Viéndola tan desesperada, Michonnet le informa de una carta que envió a Maurizio y de que éste está a punto de volver para reencontrarla. Precisamente entonces se oye la voz lejana de Maurizio llamándola. Él pide perdón por haberse alejado y haberla descuidado: siempre son los asuntos políticos. Le confirma una vez más su amor, disipa cualquier duda sobre su relación con la princesa, y le propone que se casen. Aunque Adriana no cree ser digna de un futuro rey, acaba por aceptar. De repente desfallece y Maurizio se asusta. Ella lo atribuye al momento de alegría, pero después recuerda las flores. Maurizio niega habérselas enviado. Michonnet explica a Maurizio que las flores fueron enviadas por la princesa. Adriana se ha envenenado al olerlas. Michonnet sale en búsqueda de algún remedio. En un último instante de fuerza, Adriana recita una escena trágica y muere en brazos de Maurizio. 

 

 

Marc Heilbron

ADRIANA LECOUVREUR

Temporada ABAO

Opera en cuatro actos

Libreto de Arturo Colautti

basado en Adrienne Lecouvreur de Eugène Scribe y Ernest Legouvé

con música de Francesco Cilèa

Info covid

Agenda de eventos

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do

Eventos relacionados

Temporada 2021-2022
21 - 24 - 27 - 28 - 30
May
2022
>Madama Butterfly

Madama Butterfly

Lugar: Palacio Euskalduna

Giacomo Puccini

Representaciones

  • Sábado 21 de Mayo de 2022 19:00h
  • Martes 24 de Mayo de 2022 19:30h
  • Viernes 27 de Mayo de 2022 19:30h
  • Sábado 28 de Mayo de 2022 19:00h (*OB)
  • Lunes 30 de Mayo de 2022 19:30h

*OB: Opera Berri

Patrocina:

FICHA

  • Cio-Cio San: Maria Agresta*
  • Cio-Cio San BERRI: Carmen Solís
  • Pinkerton: Sergio Escobar
  • Pinkerton BERRI: Javier Tomé
  • Suzuki: Carmen Artaza*
  • Sharpless: Damián del Castillo
  • Goro: Jorge Rodríguez-Norton
  • Kate Pinkerton: Marta Ubieta
  • Yamadori y Comisario: Jose Manuel Día
  • Tío Bonzo: Fernando Latorre
  • Oficial del registro: Javier Campo**
  • Yakuside: Gexan Etxabe
  • La madre de Cio-Cio San: Eider Torrijos**
  • La tía de Cio-Cio San: Leyre Mesa**
  • La prima de Cio-Cio San Olga Revuelta**
  • Bilbao Orkestra Sinfonikoa
  • Coro de Ópera de Bilbao: Director Boris Dujin
  • Director musical: Henrik Nánási*
  • Director de escena: Stefano Monti
  • Coproducción Teatro Comunale di Modena / Teatro Municipale di Piacenza

*Debuta en ABAO Bilbao Opera
**Coro de Ópera de Bilbao

MÁS INFORMACIÓN

Benjamin Franklin Pinkerton, un oficial de la Armada de Estados Unidos, inspecciona una casita en una colina cercana a Nagasaki desde la que se ve el puerto. Va a alquilársela a Goro, un servicial casamentero. Junto con la casa recibe también a tres criados y a una geisha como mujer, cuyo nombre es Cio-Cio San, pero que es conocida como Butterfly. El alquiler, según la costumbre japonesa, es por una duración de 999 años, susceptible de ser renovado todos los meses. El cónsul estadounidense, Sharpless, llega jadeante después de haber subido la colina. Pinkerton describe su filosofía del yanqui indómito que recorre el mundo en busca de experiencias y placeres. No está seguro de si sus sentimientos por la joven japonesa son realmente amor o simplemente un capricho, pero su intención es seguir adelante y celebrar la ceremonia nupcial. Sharpless le advierte de que es posible que la muchacha tenga una visión diferente del matrimonio, pero Pinkerton hace caso omiso de sus preocupaciones y le dice que algún día tendrá una verdadera esposa estadounidense. Ofrece al cónsul güisqui y propone un brindis.

Llega Butterfly con sus amigos para la ceremonia. En una conversación casual tras la presentación formal, la muchacha admite que tiene tan solo quince años y explica que su familia fue importante en otro tiempo, pero que luego perdió su posición desahogada, por lo que no le ha quedado más remedio que ganarse la vida como geisha. Llegan sus familiares y hablan sobre la celebración de un matrimonio tan desigual. Cio-Cio San enseña a Pinkerton sus exiguas posesiones y le confiesa que ha estado en la misión cristiana y que tiene la intención de convertirse a la religión de su marido. El comisionado imperial lee el contrato matrimonial y los parientes felicitan a la pareja. De repente, se oye desde lejos una voz amenazadora: es el bonzo, el tío de Butterfly, un sacerdote. Maldice a la muchacha por haber ido a la misión y por renunciar a su religión ancestral. Pinkerton les ordena a todos que se vayan e intenta consolar a Butterfly con palabras dulces. Suzuki le ayuda a ponerse el kimono nupcial antes de que la pareja se reúna en el jardín, donde se dejan llevar por la pasión.

Cuando comienza el Acto II han transcurrido tres años y Cio-Cio San está esperando el regreso de su marido a casa. Suzuki implora ayuda a los dioses, pero Butterfly le reprende por creer en los dioses japoneses en vez de en la promesa de Pinkerton de que un día regresaría. Aparece Sharpless con una carta de Pinkerton, pero antes de que pueda leerla a Butterfly, aparece Goro con el último pretendiente de la joven, el acaudalado príncipe Yamadori. Butterfly sirve amablemente té a los invitados, pero insiste en que no está disponible para contraer matrimonio: su marido estadounidense no la ha dejado y le dio palabra de que un día regresaría. Pide a Goro y Yamadori que se vayan. Sharpless intenta leer la carta de Pinkerton y sugiere a Butterfly que quizá debería reconsiderar la oferta de Yamadori. Como respuesta, ella le muestra al cónsul el hijo que ha tenido con Pinkerton. Dice que su nombre es “Pesar”, pero que cuando regrese su padre se llamará “Dicha”. Sharpless está demasiado hundido para seguir leyéndole el contenido de la carta. Se va prometiéndole que informará a Pinkerton sobre la existencia de su hijo. Un cañonazo en el puerto anuncia la llegada de un barco. Butterfly y Suzuki leen su nombre desde la terraza: es el de Pinkerton. Radiante de alegría, Butterfly se une a Suzuki para decorar la casa con flores. Cae la noche y Butterfly, Suzuki y el niño emprenden una vigilia sin apartar la vista del puerto.

Amanece y Suzuki insiste en que Butterfly intente dormir un poco. Butterfly mete al niño en la casa. Aparece Sharpless con Pinkerton y Kate, la nueva mujer de Pinkerton. Suzuki se da cuenta de quién es la mujer estadounidense y se muestra de acuerdo en ayudar a comunicar la noticia a Butterfly. A Pinkerton le invade la sensación de culpa y se retira un poco para recordar los días pasados en la casa. Cio-Cio San entra apresuradamente confiando en encontrar a Pinkerton, pero es a Kate a quien ve en su lugar. Comprendiendo la situación, se muestra de acuerdo en renunciar a su hijo, pero insiste en que sea Pinkerton quien vuelva a por él. Tras echar a todo el mundo, Butterfly saca la daga con la que su padre se había suicidado, pues prefiere morir con honor que vivir con vergüenza. Se detiene por un instante cuando entra el niño inesperadamente, pero Butterfly lo saca al jardín y ella se retira detrás de una cortina. Cuando llega Pinkerton, pronunciando su nombre, la joven se clava la daga.

Ver más
Temporada 2022-2023
18
Jun
2022
>Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Lugar: Guggenheim Bilbao

Coincidiendo con el centenario de la BOS el Museo Guggenheim Bilbao celebra su 25º Aniversario. En esta doble celebración, el Museo será el escenario de un gran concierto de la BOS abierto a la ciudadanía cuyo programa incluirá “Cuadros de una exposición”, la obra con la que Modest Mussorgsky rindió homenaje a su amigo Viktor Hartmann, con ocasión de la exhibición de algunas de sus obras tras su fallecimiento. La pieza representa un recorrido de cuadro en cuadro, en un estilo musical de fuerte carácter descriptivo. Compuesta originalmente para piano, la música fue “coloreada” por Maurice Ravel con una brillante orquestación. Junto a este gran clásico, en este concierto se recuperará el poema sinfónico, de lenguaje denso y poderoso, “Andrómeda”, de Augusta Holmès, compositora francesa injustamente tratada por la historia, al igual que muchas de sus colegas. Una gran oportunidad para celebrar la amistad y el diálogo entre las artes.

Patrocina:

Localización : Atrio
Punto de venta : Taquilla y Web
Duración : 60
Más información : Aforo limitado y uso responsable de mascarilla.
Se ruega puntualidad. No se podrá acceder al Atrio una vez iniciada la actividad.

Web: Guggenheim

Ver más
Temporada 2021-2022
09 - 10
Jun
2022
>Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Lugar: Palacio Euskalduna

A. Holmès: Andromède, poema sinfónico
C. Franck: Variaciones sinfónicas para piano
y orquesta

M. Mussorsky/ M. Ravel: Cuadros de una
exposición

Joaquín Achúcarro, piano
Giancarlo Guerrero, director

Información y entradas