Conciertos

Siempre Ravel


Palacio Euskalduna.   19:30 h.

Programa 05


Elaine Douvas, oboe
Nancy Allen, arpa
Erik Nielsen, director


I

MAURICE RAVEL (1875 – 1937)

Une Barque sur l’océan*

FRANK MARTIN (1890 – 1974)

Tres danzas para oboe, arpa y cuerdas*

I. Seguiriya

II. Soledad
III. Rumba

Elaine Douvas, oboe
Nancy Allen, arpa

II

MAURICE RAVEL (1875 – 1937)

Alborada del gracioso

Menuet antique

La Valse, Poema coreográfico para Orquesta

*Primera vez por la BOS


Entradas de última hora

FECHAS

  • 18 de noviembre de 2021       Palacio Euskalduna      19:30 h. Comprar Entradas
  • 19 de noviembre de 2021       Palacio Euskalduna      19:30 h. Comprar Entradas

Conoce aquí todas las ventajas de ser abonado de la BOS

VOULEZ VOUS DANSER AVEC MOI?

Dice la RAE que bailar es «ejecutar movimientos acompasados con el cuerpo, brazos y pies». ¡Cándidos! Acompasados, dicen. Seguramente han elaborado la definición pensando en un ballet, un grupo de danza folklórica, los concursos de bailes de salón o la serie televisiva Fama, pero a la vista está que no han salido mucho y que no han ido nunca a una boda o a una verbena.
La Wikipedia, por su parte, define el baile como «un arte donde se utiliza el movimiento corporal, generalmente con música, como una forma de expresión y de interacción social con fines de entretenimiento, artísticos y reproductivos». Encuentro este enunciado mucho más ajustado a la realidad –aunque, si la humanidad dependiese del baile para perpetuarse, me temo que estaríamos muy lejos de los casi ocho mil millones que somos a día de hoy–.
Pero, con mejor o peor ritmo, con mayor o menor coordinación, lo cierto es que la danza es algo inherente al ser humano, una necesidad de comunicarse a través de la corporalidad anterior al dominio de la palabra, donde los ritmos de la propia respiración y los latidos del corazón sirvieron para marcar la cadencia primigenia de la danza.
Desde los instrumentos de percusión idiófonos en su forma más primitiva hasta la tecnología más avanzada de nuestros tiempos, la danza ha evolucionado de la mano de la música, resultando difícil disociar la una de la otra. Desde los bailes rituales al más moderno trap, pasando por estilos tan diversos como un minueto, una jota, el rock, una mazurca, una bachata, el hip-hop, un vals, un tango o la música disco…, danza y música han formado y siguen formando a través de épocas y modas un binomio a veces extraño pero indisoluble.

La música clásica no solo no es ajena a esta estrecha relación, sino que la danza forma parte imprescindible de su historia. Como se suele decir, no tengo pruebas pero tampoco dudas de que ningún compositor ha escapado a los ritmos bailables. Zarabandas, gigas, alemandas, gavotas, minuetos, polcas, mazurcas, danzas húngaras, eslavas, escocesas, valses vieneses, franceses, polonesas, milongas, pasodobles… –y qué decir de la música para ballet– cuajan las páginas de las partituras más famosas y se programan a diario en las salas de concierto.
Hoy mismo tenemos ante nosotros un programa lleno de baile, ritmo y movimiento. Pero en francés: danse, rythme et mouvement, porque hoy escucharemos a Ravel –nuestro más apreciado artista vascofrancés– y a Frank Martin –pronunciado a la francesa, “Magtán”, porque era suizo, sí, pero de los suizos que hablan en francés–.

La primera obra que escucharemos hoy pertenece a Miroirs (Espejos), una suite de cinco piezas para piano de estilo impresionista que, según el propio Ravel, «marcó un cambio bastante considerable en mi evolución armónica». Entre 1904 y 1905, inmerso en un momento de gran decepción y frustración con el Conservatorio de París y el mundillo musical parisino, para agradecer el apoyo y la complicidad de sus más íntimos amigos del círculo literario y artístico llamado Les Apaches –jóvenes poetas, escritores, músicos y críticos atrevidos, innovadores y vanguardistas–, Ravel compuso en su honor esta obra, dedicando cada uno de sus cinco movimientos a uno de estos “apaches”, como si fueran retratos vistos a través de un espejo.
Une barque sur l’océan (Una barca en el océano) es el tercero de estos reflejos y está dedicado al pintor Paul Sordes. Fue orquestado por el propio Ravel solo un año después de su estreno a piano y constituye un excelente ejemplo del dominio de la motilidad del autor, plasmando de una forma casi tangible el movimiento del barquito mientras se bambolea, ora en aguas serenas, ora entre el violento oleaje, dominado por el poder del océano. Las líneas contundentes representan la fuerza del mar, mientras que los arpegios que fluyen constantemente evidencian los arabescos de las corrientes marinas; el balanceo del barco se observa dentro de las texturas fluidas y las armonías cambiantes nos transportan con el reflujo de las olas; la tormenta llega en un crescendo de potencia y extensión, mientras los contrastes de dinámicas se utilizan para ilustrar la imprevisibilidad del océano. Vívidamente sensual, a pesar de no ser un baile, la música nos arrastrará en la danza de las aguas.

Trois dances pour hautbois, harpe et cordes (Tres danzas para oboe, arpa y cuerdas) nos saca del vaivén embriagador y nos mete de lleno en el baile. Con un estilo propio característico y al mismo tiempo extremadamente variable, es muy difícil encasillar a Frank Martin en una escuela determinada. A lo largo de su dilatada carrera sus composiciones pasaron desde una apariencia impresionista francesa al jugueteo con la música pop, pasando por las armonías modales, los ritmos arcaicos, la música folk, los aires indios y búlgaros, el dodecafonismo de Schönberg y la tonalidad extendida. Pero estas tres danzas, compuestas en los últimos años de su vida, nos llevan a los ritmos flamencos, inspirados por su hija Teresa: «A mi padre le encantaba desde siempre la música española. Ya mucho más tarde, por mi vocación por la danza, la conoció más a fondo y se enamoró absolutamente del flamenco».
Esta obra fue escrita para el dúo formado por el matrimonio Heinz y Ursula Holliger, reconocidos virtuosos de sus respectivos instrumentos –oboe y arpa, obviamente–. La comprensión que tenía Martin de los matices característicos de los instrumentos, su capacidad para crear combinaciones inusuales y su potencial para interpretaciones virtuosas tienen una de las claves del éxito de esta obra. La otra clave está en las superposiciones de rítmicas complejas inspiradas en la estética flamenca de la Seguiriya, la Soledad y la Rumba.

Después de estos aires flamencos, volvemos a Ravel y sus Miroirs, pero sin abandonar los bailes españoles. La alborada del gracioso (en castellano en el original) es el cuarto de sus retratos musicales, compuesto en 1905 –pero orquestado en 1918–, esta vez dedicado a Michel-Dimitri Calvocoressi, crítico musical, fan de la música del de Cibure y buen amigo suyo. Su peculiar título alude al “gracioso”, el tonto de las obras de Shakespeare, el arlequín de la Commedia del’Arte, el joker de la baraja francesa, el pícaro de la pintura y del teatro del Siglo de Oro, y su humor ingenioso y socarrón se trasluce a través de la pieza. La composición desborda color y luz, la fluidez de sus melodías, el ritmo de seguidilla y las reminiscencias del rasgueo de guitarras evocan complejas, rítmicas y expresivas danzas españolas que Calvocoressi definió como «un gran scherzo independiente a la manera de Chopin o Balakirev, donde el humor y la vivaz fantasía de La alborada merecen el más grande de los elogios».

Ricardo Viñes, un brillante pianista español que se había hecho amigo de Ravel en el conservatorio, fue el encargado de estrenar estos Miroirs así como la siguiente obra –el siguiente baile– del concierto de esta tarde: Menuet antique (Minué antiguo). La versión original para piano fue escrita en 1895, aunque la orquestación no llegó hasta 1929. La forma de minué aparecerá después en otras obras de Ravel pero, en esta pieza de juventud, escondiéndose tras una estructura anticuada y aparentemente rígida, juega con la forma de minueto –rompiendo su ritmo ternario, agrupando sus frases en dos y volviéndolo a “ordenar” poco después–, y moldea las armonías a su antojo.

Y en esta velada bailable no podía faltar el rey de los salones: el vals –La valse–. Lo que empezó como un homenaje a Johann Strauss II y sus valses vieneses, terminó convirtiéndose en una obra con sentido propio. Amante del vals y de los ritmos ternarios –como queda manifiesto en otras obras como su famosísimo Bolero–, la idea de componer una apoteosis sinfónica del vals vienés rondaba la cabeza de Ravel desde hacía más de una década, pero la Primera Guerra Mundial cambió profundamente la perspectiva de Ravel, robándole a la obra el aire frívolo y cortesano a cambio de un final febril, explosivo y salvaje. «Después de Le tombeau de Couperin (1917) el estado de mi salud me impidió trabajar durante algún tiempo. Cuando comencé a componer de nuevo fue para escribir La valse, un poema coreográfico cuya idea yo había tenido antes de escribir la Rapsodia española. Mi intención fue hacer una obra que fuera una apoteosis del vals vienés, que en mi imaginación estaba asociado con una especie de danza de derviches, fantástica y fatal».

Y con este vals demoníaco termina la velada. Lo bueno de esta música es que no es necesario lanzarse a la pista de baile. Basta con cerrar los ojos, cómodamente sentados en la butaca, y dejar flotar la imaginación en etéreos giros, ligerísimos pasos, saltos ingrávidos y maravillosos movimientos, gráciles y acompasados, que nuestro cuerpo no necesita estropear. Disfruten de la danza y yo, como José Vélez en Eurovisión, les hago una proposición: voulez vous danser avec moi?

Nora Franco


Elaine Douvas.

Oboe

Elaine Douvas ha sido oboe solista de la Metropoilitan Opera de Nueva York durante más de 40 años y profesora de oboe en la Juilliard School desde 1982, ejerciendo también el cargo depresidenta de su departamento de viento de madera. Durante los veranos, es artista y miembro del claustro del Aspen Music Festival and School desde ya hace mucha temporadas.

Elaine. Douvas ha impartido seminarios intensivos en Le Domaine Forget en Quebec, Interlochen (MI) Arts Camp y Hidden Valley Music Seminars en California. Ha impartido clases magistrales en Beijing, Shanghai y Londres, y en 2017 fue la presidenta del jurado del Concurso Internacional de Oboe ARD Munich. Sus antiguos alumnos ocupan puestos en orquestas y universidades de todo el mundo.

Entre los momentos más destacados de su carrera cabe destacar la interpretación del Concierto para oboe de Richard Strauss con la MET Orchestra en el Carnegie Hall, bajo la dirección de James Levine. Sus CD comprenden un recital en solitario para Boston Records, "Pleasure is the Law" de su cuarteto del mismo nombre, y "Oboe Divas" en el sello Oboe Classics.

Douvas se formó en el Instituto de Música de Cleveland y en la Academia de Artes de Interlochen. Su primer trabajo fue Oboe Solista de la Sinfónica de Atlanta a la edad de 21 años. Durante los últimos 25 años ha dedicado su tiempo libre al patinaje artístico y ha pasado once pruebas de la USFSA.


Nancy Allen.

Arpa

Aclamada por el New York Times después de su debut en un recital de Nueva York en 1975, Nancy Allen se incorporó a la Filarmónica de Nueva York en 1999 como Arpa Solista. Mantiene una apretada agenda de conciertos, además de dirigir los departamentos de arpa de The Juilliard School, Stony Brook University y Aspen Music Festival and School.

Su agenda incluye recitales en solitario en los principales festivales internacionales, en lo que ha colaborado con artistas de la talla de Kathleen Battle, Richard Stoltzman, Manuel Barrueco y Carol Wincenc.

Su registro para-EMI de la Introducción y Allegro de Ravel con el Cuarteto de Tokio recibió una nominación al premio Grammy. Debutó en concierto con la Filarmónica de Nueva York en 2000 estrenando en Estados Unidos el Concierto para flauta, arpa y orquesta de Siegfried Matthus con el director musical Kurt Masur y Robert Langevin y ha interpretado el Concierto para arpa y flauta de Mozart en varias ocasiones bajo la batuta de Lorin Maazel y Alan Gilbert.

Natural de Nueva York, estudió con Pearl Chertok. En 1972 estudió en París con Lily Laskine e ingresó en The Juilliard School para estudiar con Marcel Grandjany. En 1973, ganó el Quinto Concurso Internacional de Arpa en Israel y recibió el National Endowment for the Arts Solo Recitalist Award. Maestra destacada durante más de 40 años, sus alumnos ocupan puestos en orquestas de todo el mundo e incluyen a muchos de los principales arpistas de la actualidad.


Erik Nielsen.

Director

Erik Nielsen es un director que trabaja con desenvoltura en los ámbitos operístico y sinfónico. Desde 2015 es Director titular de la Orquesta Sinfónica de Bilbao, siendo además Director Musical del Theater Basel entre 2016 y 2018, donde continua siendo invitado regularmente a dirigir la Sinfonieorchester Basel. En 2002 dio inicio a una asociación de 10 años con la Ópera de Frankfurt, comenzando como Korrepetitor (pianista) y más tarde como Kapellmeister de 2008 a 2012. En ella se ha consolidado dirigiendo títulos de un amplio repertorio que abarca desde Monteverdi a Lachenmann. Antes de establecerse en Frankfurt, Erik Nielsen fue arpista en la Orchester-Akademie de la Filarmónica de Berlín.

Entre sus próximos proyectos para la temporada 20/21 destacan su debut en la Dutch National Opera dirigiendo a la Rotterdam Philharmonic Orchestra en una nueva producción del Oedipus Rex de Stravinsky combinado con el estreno mundial de la ópera Antigone de Samy Moussa, sus debuts con la Sinfónica de Galicia y Orchestre der Tiroler Festspiele y su regreso a la Bayerische Staatsoper de Múnich con Ariadne auf Naxos de Richard Strauss.

Entre sus compromisos recientes destacan Karl V de Krenek con la Bayerische Staatsoper Munich, Oedipus Rex, Il Prigioniero y Pelléas et Mélisande en la Semper Oper Dresden, Peter Grimes y Oreste de Trojahn en la Opernhaus de Zürich, Billy Budd y Das Mädchen mis den Schweflhörzern de Lachenmann en Frankfurt, Mendi Mendiyan de Usandizaga, la Pasión según San Juan y Salome en Bilbao, y The Rake’s Progress en Budapest, además de conciertos en Oslo, Manchester, Estocolmo, Madrid, Estrasburgo, Lisboa, Basilea, Aspen Music Festival y en el Interlochen Arts Camp.

Pianista desde muy joven, Erik Nielsen estudió dirección de orquesta en el Curtis Institute of Music y se graduó en oboe y arpa en The Juilliard School. En 2009 fue galardonado con el Premio Sir Georg Solti por la Fundación Solti U.S.

Info covid

Agenda de eventos

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do

Eventos relacionados

Temporada 2021-2022
09 - 10
Jun
2022
>Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Lugar: Palacio Euskalduna

A. Holmès: Andromède, poema sinfónico
C. Franck: Variaciones sinfónicas para piano
y orquesta

M. Mussorsky/ M. Ravel: Cuadros de una
exposición

Joaquín Achúcarro, piano
Giancarlo Guerrero, director

Información y entradas
Temporada 2021-2022
21 - 24 - 27 - 28 - 30
May
2022
>Madama Butterfly

Madama Butterfly

Lugar: Palacio Euskalduna

Giacomo Puccini

Representaciones

  • Sábado 21 de Mayo de 2022 19:00h
  • Martes 24 de Mayo de 2022 19:30h
  • Viernes 27 de Mayo de 2022 19:30h
  • Sábado 28 de Mayo de 2022 19:00h (*OB)
  • Lunes 30 de Mayo de 2022 19:30h

*OB: Opera Berri

Patrocina:

FICHA

  • Cio-Cio San: Maria Agresta*
  • Cio-Cio San BERRI: Carmen Solís
  • Pinkerton: Sergio Escobar
  • Pinkerton BERRI: Javier Tomé
  • Suzuki: Carmen Artaza*
  • Sharpless: Damián del Castillo
  • Goro: Jorge Rodríguez-Norton
  • Kate Pinkerton: Marta Ubieta
  • Yamadori y Comisario: Jose Manuel Día
  • Tío Bonzo: Fernando Latorre
  • Oficial del registro: Javier Campo**
  • Yakuside: Gexan Etxabe
  • La madre de Cio-Cio San: Eider Torrijos**
  • La tía de Cio-Cio San: Leyre Mesa**
  • La prima de Cio-Cio San Olga Revuelta**
  • Bilbao Orkestra Sinfonikoa
  • Coro de Ópera de Bilbao: Director Boris Dujin
  • Director musical: Henrik Nánási*
  • Director de escena: Stefano Monti
  • Coproducción Teatro Comunale di Modena / Teatro Municipale di Piacenza

*Debuta en ABAO Bilbao Opera
**Coro de Ópera de Bilbao

MÁS INFORMACIÓN

Benjamin Franklin Pinkerton, un oficial de la Armada de Estados Unidos, inspecciona una casita en una colina cercana a Nagasaki desde la que se ve el puerto. Va a alquilársela a Goro, un servicial casamentero. Junto con la casa recibe también a tres criados y a una geisha como mujer, cuyo nombre es Cio-Cio San, pero que es conocida como Butterfly. El alquiler, según la costumbre japonesa, es por una duración de 999 años, susceptible de ser renovado todos los meses. El cónsul estadounidense, Sharpless, llega jadeante después de haber subido la colina. Pinkerton describe su filosofía del yanqui indómito que recorre el mundo en busca de experiencias y placeres. No está seguro de si sus sentimientos por la joven japonesa son realmente amor o simplemente un capricho, pero su intención es seguir adelante y celebrar la ceremonia nupcial. Sharpless le advierte de que es posible que la muchacha tenga una visión diferente del matrimonio, pero Pinkerton hace caso omiso de sus preocupaciones y le dice que algún día tendrá una verdadera esposa estadounidense. Ofrece al cónsul güisqui y propone un brindis.

Llega Butterfly con sus amigos para la ceremonia. En una conversación casual tras la presentación formal, la muchacha admite que tiene tan solo quince años y explica que su familia fue importante en otro tiempo, pero que luego perdió su posición desahogada, por lo que no le ha quedado más remedio que ganarse la vida como geisha. Llegan sus familiares y hablan sobre la celebración de un matrimonio tan desigual. Cio-Cio San enseña a Pinkerton sus exiguas posesiones y le confiesa que ha estado en la misión cristiana y que tiene la intención de convertirse a la religión de su marido. El comisionado imperial lee el contrato matrimonial y los parientes felicitan a la pareja. De repente, se oye desde lejos una voz amenazadora: es el bonzo, el tío de Butterfly, un sacerdote. Maldice a la muchacha por haber ido a la misión y por renunciar a su religión ancestral. Pinkerton les ordena a todos que se vayan e intenta consolar a Butterfly con palabras dulces. Suzuki le ayuda a ponerse el kimono nupcial antes de que la pareja se reúna en el jardín, donde se dejan llevar por la pasión.

Cuando comienza el Acto II han transcurrido tres años y Cio-Cio San está esperando el regreso de su marido a casa. Suzuki implora ayuda a los dioses, pero Butterfly le reprende por creer en los dioses japoneses en vez de en la promesa de Pinkerton de que un día regresaría. Aparece Sharpless con una carta de Pinkerton, pero antes de que pueda leerla a Butterfly, aparece Goro con el último pretendiente de la joven, el acaudalado príncipe Yamadori. Butterfly sirve amablemente té a los invitados, pero insiste en que no está disponible para contraer matrimonio: su marido estadounidense no la ha dejado y le dio palabra de que un día regresaría. Pide a Goro y Yamadori que se vayan. Sharpless intenta leer la carta de Pinkerton y sugiere a Butterfly que quizá debería reconsiderar la oferta de Yamadori. Como respuesta, ella le muestra al cónsul el hijo que ha tenido con Pinkerton. Dice que su nombre es “Pesar”, pero que cuando regrese su padre se llamará “Dicha”. Sharpless está demasiado hundido para seguir leyéndole el contenido de la carta. Se va prometiéndole que informará a Pinkerton sobre la existencia de su hijo. Un cañonazo en el puerto anuncia la llegada de un barco. Butterfly y Suzuki leen su nombre desde la terraza: es el de Pinkerton. Radiante de alegría, Butterfly se une a Suzuki para decorar la casa con flores. Cae la noche y Butterfly, Suzuki y el niño emprenden una vigilia sin apartar la vista del puerto.

Amanece y Suzuki insiste en que Butterfly intente dormir un poco. Butterfly mete al niño en la casa. Aparece Sharpless con Pinkerton y Kate, la nueva mujer de Pinkerton. Suzuki se da cuenta de quién es la mujer estadounidense y se muestra de acuerdo en ayudar a comunicar la noticia a Butterfly. A Pinkerton le invade la sensación de culpa y se retira un poco para recordar los días pasados en la casa. Cio-Cio San entra apresuradamente confiando en encontrar a Pinkerton, pero es a Kate a quien ve en su lugar. Comprendiendo la situación, se muestra de acuerdo en renunciar a su hijo, pero insiste en que sea Pinkerton quien vuelva a por él. Tras echar a todo el mundo, Butterfly saca la daga con la que su padre se había suicidado, pues prefiere morir con honor que vivir con vergüenza. Se detiene por un instante cuando entra el niño inesperadamente, pero Butterfly lo saca al jardín y ella se retira detrás de una cortina. Cuando llega Pinkerton, pronunciando su nombre, la joven se clava la daga.

Ver más
Temporada 2022-2023
18
Jun
2022
>Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Lugar: Guggenheim Bilbao

Coincidiendo con el centenario de la BOS el Museo Guggenheim Bilbao celebra su 25º Aniversario. En esta doble celebración, el Museo será el escenario de un gran concierto de la BOS abierto a la ciudadanía cuyo programa incluirá “Cuadros de una exposición”, la obra con la que Modest Mussorgsky rindió homenaje a su amigo Viktor Hartmann, con ocasión de la exhibición de algunas de sus obras tras su fallecimiento. La pieza representa un recorrido de cuadro en cuadro, en un estilo musical de fuerte carácter descriptivo. Compuesta originalmente para piano, la música fue “coloreada” por Maurice Ravel con una brillante orquestación. Junto a este gran clásico, en este concierto se recuperará el poema sinfónico, de lenguaje denso y poderoso, “Andrómeda”, de Augusta Holmès, compositora francesa injustamente tratada por la historia, al igual que muchas de sus colegas. Una gran oportunidad para celebrar la amistad y el diálogo entre las artes.

Patrocina:

Localización : Atrio
Punto de venta : Taquilla y Web
Duración : 60
Más información : Aforo limitado y uso responsable de mascarilla.
Se ruega puntualidad. No se podrá acceder al Atrio una vez iniciada la actividad.

Web: Guggenheim

Ver más