Conciertos

TEMPORADA BOS 3

Abono Iniciación<br />Grandes obras para grandes solistas


Palacio Euskalduna.   20:00 h.

J. Santacreu: De la belleza inhabitada (premio AEOS-BBVA)
E. Grieg: concierto para piano y orquesta en La menor 
G. Rossini / O. Respighi: La boutique fantasque
 
Wonny Song, piano
Marzio Conti, director

FECHAS

  • 17 de noviembre de 2011       Palacio Euskalduna      20:00 h.
  • 18 de noviembre de 2011       Palacio Euskalduna      20:00 h.

Conoce aquí todas las ventajas de ser abonado de la BOS

Fantasía, lirismo e inspiración

son tres de los ingredientes que, desde el patio de butacas, degustaran hoy nuestros oídos atentos. Así, escucharemos la inspiración poética de Luis Cernuda revelada a la imaginación sonora de nuestro contemporáneo Javier Santacreu. El lirismo inspirado y soñador soplará desde el norte romántico de la mano del exquisito Edvard Grieg y, finalmente, la inventiva fresca y regocijante del “fantástico” mano a mano musical entre Rossini y Respighi, cerrará esta tarde de concierto.
De la belleza inhabitada de Javier Santacreu (Benissa, Alicante, 1965), es la obra que ganó el V Concurso de Composición AEOS-Fundación BBVA, uno de los premios más atractivos del panorama español, no sólo por su dotación económica  sino –y probablemente sobre todo- por el hecho de que el premio incluye la difusión de la obra por parte de las casi treinta agrupaciones orquestales miembros de la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas.
Es una pieza orquestal inspirada en la “belleza inhabitada” que el compositor descubrió en la lectura del poema El joven marino de Luis Cernuda. En palabras del propio Santacreu, “es el brillante lenguaje del poeta, en su excepcional hondura lírica, el que me sugiere -de manera totalmente subjetiva- una serie de atmósferas sonoras para cada una de las imágenes que la lectura del poema va reflejando en mí, hasta que, en un estadio más o menos avanzado del proceso de escritura de la obra, ya es la propia música escrita la que me marca el camino a seguir en cuanto a la definición del plan formal de la pieza y la manera de tratar el discurso sonoro definitivo: diálogo de texturas y líneas, juego de densidades, color orquestal, etc., abandonando cualquier influencia o referencia al texto original de partida”.
Es decir, que si la obra puede parecer música programática, no lo es en rigor, ya que las imágenes sonoras que sugiere al autor la lectura de El joven marino, son simples apuntes musicales que, en un momento posterior del trabajo de creación, ceden las riendas a la música ya hecha, como directriz del diseño y tratamiento sonoro de la composición.
La rica instrumentación, en líneas generales, se deja influir por la aparición en el discurso lírico de tres protagonistas: el “yo poético” que se corresponde con el dominio de los instrumentos de viento-madera, el “joven marino”, simbolizado por las cuerdas y el “mar”, en cuyo retrato sonoro predominan los metales y la percusión. Este material acaba configurándose definitivamente en una estructura formal compuesta por una introducción, tres secciones y una coda final.
Edvard Grieg (Bergen, Noruega, 1843- Bergen, 1907) fue un excelente pianista y un compositor que llenó de encanto y lirismo numerosas miniaturas musicales en las que, casi sin excepción, puso de manifiesto una inspiración llena de color y detalle. Así las múltiples canciones y piezas para piano solo que escribió e interpretó (en el caso de las canciones acompañando a su esposa, la cantante Nina Hagerup) a lo largo de su vida, fueron el mejor vehículo para su imaginación lírica y delicada, que no dejó indiferente a muchos de los compositores que compartieron su época artística. Así, el ácido Debussy, que no sentía placer alguno por el lenguaje del noruego, llegó a decir, no sin cierta dosis de ironía, que al escuchar la música de Grieg “tiene uno en la boca el gusto bizarro y encantador del dulce rosa relleno de nieve”. Sin embargo, el también poético Tchaikovsky manifestó en alguna ocasión, tras oír a su contemporáneo, “¡Qué encanto! ¡Qué imaginería musical tan rica e inimitable! ¡Qué interés, qué novedad, qué independencia, qué maravilla!”
El Concierto para piano y orquesta en La menor Op 16, tiene diversas fuentes de inspiración, algunas de las cuales hay que buscarlas en sus raíces nacionales, como los aires de danzas populares y los temas de sabor noruego. Pero también hay un sentido homenaje a la poesía sonora de su admirado Robert Schumann, cuyo Concierto para piano (también en la menor) tuvo ocasión de escuchar en su época de estudiante en Leipzig, un Grieg adolescente que quedó seducido por la inigualable interpretación que de la obra hizo la viuda del compositor, la excelente pianista Clara Wieck-Schumann.
Grieg escribió la obra en 1868, pero la última revisión data de 1906. Consta de tres movimientos, el primero de los cuales, Allegro molto moderato, se abre con una impetuosa introducción en la que un redoble de timbales cerrado por el estallido de la orquesta, da la entrada al solista que se presenta con un motivo descendente de tres notas, cuyo contrario será el generador del tema principal que cantan, a continuación,  los instrumentos de viento-madera (estas pequeñas fórmulas “celulares” gustaban mucho al compositor). El piano expone después una segunda idea ligera y con cierta dosis de humor que da paso al último tema expuesto por los cellos y comentado por las maderas. El solista lo recoge y lo elabora a la manera de un nocturno. A partir de este trazado, la música va discurriendo equidistante entre la ternura y el virtuosismo, que tiene su apoteosis en la soberbia cadencia en la que florecen brillantemente las ideas principales del movimiento y que nos lleva a un rotundo final.
En el Adagio, Grieg prescinde de los metales (a excepción de la trompas), para sumergirnos en una atmósfera más intimista, que fluctúa entre lo soñador y lo cantabile, siendo fiel reflejo de las cualidades líricas del compositor, que no en vano fue uno de los más importantes compositores de canciones de la segunda mitad del siglo romántico.
Finaliza la obra con un movimiento construido en diversas secciones que van desde el Allegro moderato molto e marcato, pasando por un Quasi Presto, para desembocar en el Andante maestoso que cierra el concierto. Aquí se recupera el vigor del principio, gracias al empuje rítmico de un aire de danza presentada alegre y fresca y transformada en puro brío y sentimiento épico. Pero Grieg (cómo no), encuentra nuevamente momentos para que susurre la poesía que inunda su universo sonoro.
 
Y la velada musical se despide con la inspiración compartida de dos compositores italianos, Gioachino Rossini (Pésaro, Italia, 1792-París, 1868) yOttorino Respighi(Bolonia, 1879-Roma, 1936). El primero se había retirado antes de cumplir los cuarenta años, en pleno apogeo profesional, para dedicarse a la buena mesa y a la dolce vita. En los años en que dedicó su energía a tales menesteres, apenas escribió alguna pieza mayor y un buen puñado de fruslerías para piano, que él mismo denominó “Pecados de mi vejez” y que estaban destinadas a su disfrute personal. Dichas piezas no vieron la luz hasta que Respighi las encontró, seleccionó algunas de ellas, las orquestó de manera brillante y escribió algunos nexos de unión, transformando todo en una eficaz música para ballet que, con coreografía y libreto de Massine (que también interpretó el papel masculino principal) y los Ballets Rusos de Diaghilev, se estrenó en el Alhambra Theatre de Londres en 1919 (menos de dos meses antes que El sombrero de tres picos de Manuel de Falla, en el mismo lugar y por la misma compañía), con este sugerente nombre: La Boutique fantasque. Sin duda la fantasía inunda la historia de amor entre dos muñecos,bailarines de can-can, que viven en una tienda de juguetes de París y que son separados tras ser vendidos a dos familias distintas, una americana y otra rusa. El tono de la obra varía entre lo satírico, lo tierno y lo brillante, contando con la inspiración melódica de Rossini, el colorido orquestal de Respighi y la italiana bravura de ambos. Consta de una Obertura seguida de una serie de danzas, entre las que no falta el delicado Vals lento o la Tarantella de vértigo, dejando espacio entre todas, a un ensoñador Nocturno.
Disfruten la fantasía sonora, inspirada y lírica en los brazos de la música.
 
Mercedes Albaina
 
 
Wonny Song, piano
 
Wonny Song se ha formado musicalmente en el Curtis Institute of Music, obteniendo el Título de Música por la Universidad de Montreal. Se especializó en la Universidad de Toronto con Anton Kuerti y en The Glenn Gould School con Marc Durand, completando un doctorado en música por la Universidad de Minnesota.
 
Su carrera internacional se ha desarrollado como solista de recitales y conciertos con orquestas de todo el mundo. Ha actuado, entre otros, en el Carnegie Hall de Nueva York y en el Kennedy Center de Washington.
 
Ha colaborado con distinguidas orquestas como la Orchestra de St. Luke’s in Jazz, Santa Barbara Chamber Orchestra, Cincinnati Symphony, Montreal Symphony, Toronto Symphony y Montreal’s Orchestre Métropolitain.
 
Entre los éxitos se pueden destacar su recital como “Embajador Musical Canadiense” en 1993 en la Exposición Mundial de Corea y su actuación en la ceremonia de clausura en los Juegos Olímpicos asiáticos. En su repertorio camerístico, ha aparecido en numerosos festivales junto al violinista Alexandre da Costa, formando el Da Costa & Song Duo.
 
Wonny Song ha grabado para sellos como XXI-21 o Octave Classique. De entre su discografía, fueron especialmente aclamadas por la crítica la grabación de Cuadros de una exposición de Mussorgsky y las Variaciones sobre un tema de Corelli de Rachmaninov.
 
 
 
Marzio Conti, director
 
 
Nacido en Florencia en 1960, Marzio Conti inició su carrera profesional como flautista en el Festival de Salzburgo, siendo considerado uno de los máximos exponentes de la flauta a nivel internacional. Posteriormente dejó su brillante carrera de solista y docente para dedicarse plenamente a la dirección de orquesta.
 
Ha colaborado regularmente con instituciones y orquestas italianas como la Orquesta del Teatro Regio di Torino, la Orquesta del Teatro Massimo di Palermo o la Orquesta del Teatro Bellini di Catania, entre otras, además de otras orquestas europeas y americanas como la National Symphony Orchestra de Irlanda, Bournemouth Symphonietta, Orchestra Sinfonica de Oporto o la Opera de Río de Janeiro. Han actuado con él solistas de fama internacional como Barbara Hendricks, Mischa Maisky, Boris Belkin o Renato Bruson. Ha dirigido en salas tan importantes como la Santa Cecilia en Roma, Serate Musicali di Milano o el Auditorio Nacional de Madrid.
 
Además de haber sido Director Invitado de la Istituzione Sinfonica Abruzzese (L’Aquila) de 1999 a 2002, Marzio Conti ha sido Director Principal de la Orquesta Nacional del Principado de Andorra y Director Principal de la Orchestra Filarmonica di Torino de 2001 a 2005. Actualmente es Director Artístico de la Orchestra Sinfonica di Sanremo, ocupando también el puesto de Director Titular del Teatro Marrucino de Chieti
 
Ha trabajado para sellos discográficos como Naxos, Chandos, CPO y RS, grabando más de una docena de discos con música de Nino Rota, Casella, Malpiero, Rossini, Donizzeti, Mozart, Cimarosa, Fauré, Debussy o Verdi.
Temporada 2010-2011 de la BOS. Guía de audición
El concierto para piano de Grieg
Tercer concierto de Temporada (17 y 18 de noviembre)

 

Comenzamos nuestro tercer programa de la temporada con la interpretación por primera vez de la obra “De la belleza inhabitada” de Javier Santacreu. Esta obra fue premiada en la 5º edición del Premio de Composición de la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas por un jurado presidido por Luis de Pablo. A continuación, se podrá escuchar el Concierto para piano ebn la menor Op. 16 de Edvard Grieg. Interpretado por primera vez el 29 de marzo de 1924 bajo la dirección del Maestro Marsick y con el pianista J. Iturbi en el Teatro Arriaga, la hemos podido escuchar en otras 33 ocasiones de la mano de pianistas como Joaquín Achúcarro, Emma Jiménez, Fabio Bidini, Louis Lortie y Bella Davidovich, quién fuera la solista de la última interpretación los días 9 y 10 de febrero de 2006 en el Palacio Euskalduna y bajo la dirección del Maestro Juanjo Mena. Emplearemos para su interpretación el material de la editorial Peters (www.edition-peters.com).
En la segunda parte del concierto podremos escuchar el ballet La boutique fantasque de Ottorino Respighi. Esta obra, concebida por Léonide Massine para los Ballets Rusos de Sergei Diaghilev, está basada en temas para piano de Gioachino Rossini y ha sido interpretada tan sólo en una ocasión por nuestra orquesta el 20 de diciembre de 1931 bajo la dirección del Maestro Freitas Branco. Emplearemos para su interpretación el material de la Editorial Chester Music and Novello & Company  (www.chesternovello.com).
A continuación les recomendamos una serie de grabaciones comerciales de las obras de nuestro programa. Todas ellas pueden adquirirse en la Fnac o escucharse a través de internet siguiendo los enlaces señalados:
 
E. Grieg: Concierto para piano en la menor Op. 16
Leif Ove Andsnes; Mariss Jansons – Berliner Philharmoniker
Release Date: 22/09/2003
EMI Classics B0000BWTK3
 
G. Rossini / O. Respighi: La Boutique fantasque
Marzio Conti– Orchestra del Teatro Massimo di Palermo
Release Date: 01/11/2010
CPO B00400B1JA

 

Concierto para piano de Grieg

De nuevo el olfato del empresario de los ballets rusos, Sergei Diaguilev, encontró en Ottorino Respighi al orquestador ideal para adaptar varias piezas de Rossini y crear una música exuberante que narra fantásticas historias en una juguetería mágica. Ritmos de tarantela, mazurka y cancan para disfrutar de principio a fin. Iniciamos también el ciclo de “Grandes obras para grandes solistas” con el concierto de Grieg, uno de los preferidos del repertorio, a cargo del pianista canadiense Wonny Song, quien también estará en la temporada de cámara. Abre el programa un estreno de Javier Santacreu inspirado en versos de Luis Cernuda.
Info covid

Agenda de eventos

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do

Eventos relacionados

Temporada 2021-2022
09 - 10
Jun
2022
>Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Lugar: Palacio Euskalduna

Giancarlo Guerrero, director
Joaquín Achúcarro, piano


I

AUGUSTA HOLMÈS (1847-1903)

Andromède, Poema sinfónico*

CÉSAR FRANCK (1822-1890)

Variaciones sinfónicas para piano y Orquesta.

Joaquín Achúcarro, piano

II

MODEST MUSSORGSKY (1839-1881) / MAURICE RAVEL (1875-1937)

Cuadros de una exposición.

I. Promenade – Gnomus
II. Promenade – El castillo medieval
III. Promenade – Tullerias
IV. Promenade – Bydlo
V. Baile de los polluelos dentro del cascarón
VI. Samuel Goldenberg y Schmuyle
VII. El mercado
VIII. Catacumbas (Sepulcrum Romanum)
IX. La cabaña sobre patas de gallina (o la choza de Baba-Yaga)
X. La gran puerta de Kiev

Información y entradas
Temporada 2021-2022
21 - 24 - 27 - 28 - 30
May
2022
>Madama Butterfly

Madama Butterfly

Lugar: Palacio Euskalduna

Giacomo Puccini

Representaciones

  • Sábado 21 de Mayo de 2022 19:00h
  • Martes 24 de Mayo de 2022 19:30h
  • Viernes 27 de Mayo de 2022 19:30h
  • Sábado 28 de Mayo de 2022 19:00h (*OB)
  • Lunes 30 de Mayo de 2022 19:30h

*OB: Opera Berri

Patrocina:

FICHA

  • Cio-Cio San: Maria Agresta*
  • Cio-Cio San BERRI: Carmen Solís
  • Pinkerton: Sergio Escobar
  • Pinkerton BERRI: Javier Tomé
  • Suzuki: Carmen Artaza*
  • Sharpless: Damián del Castillo
  • Goro: Jorge Rodríguez-Norton
  • Kate Pinkerton: Marta Ubieta
  • Yamadori y Comisario: Jose Manuel Día
  • Tío Bonzo: Fernando Latorre
  • Oficial del registro: Javier Campo**
  • Yakuside: Gexan Etxabe
  • La madre de Cio-Cio San: Eider Torrijos**
  • La tía de Cio-Cio San: Leyre Mesa**
  • La prima de Cio-Cio San Olga Revuelta**
  • Bilbao Orkestra Sinfonikoa
  • Coro de Ópera de Bilbao: Director Boris Dujin
  • Director musical: Henrik Nánási*
  • Director de escena: Stefano Monti
  • Coproducción Teatro Comunale di Modena / Teatro Municipale di Piacenza

*Debuta en ABAO Bilbao Opera
**Coro de Ópera de Bilbao

MÁS INFORMACIÓN

Benjamin Franklin Pinkerton, un oficial de la Armada de Estados Unidos, inspecciona una casita en una colina cercana a Nagasaki desde la que se ve el puerto. Va a alquilársela a Goro, un servicial casamentero. Junto con la casa recibe también a tres criados y a una geisha como mujer, cuyo nombre es Cio-Cio San, pero que es conocida como Butterfly. El alquiler, según la costumbre japonesa, es por una duración de 999 años, susceptible de ser renovado todos los meses. El cónsul estadounidense, Sharpless, llega jadeante después de haber subido la colina. Pinkerton describe su filosofía del yanqui indómito que recorre el mundo en busca de experiencias y placeres. No está seguro de si sus sentimientos por la joven japonesa son realmente amor o simplemente un capricho, pero su intención es seguir adelante y celebrar la ceremonia nupcial. Sharpless le advierte de que es posible que la muchacha tenga una visión diferente del matrimonio, pero Pinkerton hace caso omiso de sus preocupaciones y le dice que algún día tendrá una verdadera esposa estadounidense. Ofrece al cónsul güisqui y propone un brindis.

Llega Butterfly con sus amigos para la ceremonia. En una conversación casual tras la presentación formal, la muchacha admite que tiene tan solo quince años y explica que su familia fue importante en otro tiempo, pero que luego perdió su posición desahogada, por lo que no le ha quedado más remedio que ganarse la vida como geisha. Llegan sus familiares y hablan sobre la celebración de un matrimonio tan desigual. Cio-Cio San enseña a Pinkerton sus exiguas posesiones y le confiesa que ha estado en la misión cristiana y que tiene la intención de convertirse a la religión de su marido. El comisionado imperial lee el contrato matrimonial y los parientes felicitan a la pareja. De repente, se oye desde lejos una voz amenazadora: es el bonzo, el tío de Butterfly, un sacerdote. Maldice a la muchacha por haber ido a la misión y por renunciar a su religión ancestral. Pinkerton les ordena a todos que se vayan e intenta consolar a Butterfly con palabras dulces. Suzuki le ayuda a ponerse el kimono nupcial antes de que la pareja se reúna en el jardín, donde se dejan llevar por la pasión.

Cuando comienza el Acto II han transcurrido tres años y Cio-Cio San está esperando el regreso de su marido a casa. Suzuki implora ayuda a los dioses, pero Butterfly le reprende por creer en los dioses japoneses en vez de en la promesa de Pinkerton de que un día regresaría. Aparece Sharpless con una carta de Pinkerton, pero antes de que pueda leerla a Butterfly, aparece Goro con el último pretendiente de la joven, el acaudalado príncipe Yamadori. Butterfly sirve amablemente té a los invitados, pero insiste en que no está disponible para contraer matrimonio: su marido estadounidense no la ha dejado y le dio palabra de que un día regresaría. Pide a Goro y Yamadori que se vayan. Sharpless intenta leer la carta de Pinkerton y sugiere a Butterfly que quizá debería reconsiderar la oferta de Yamadori. Como respuesta, ella le muestra al cónsul el hijo que ha tenido con Pinkerton. Dice que su nombre es “Pesar”, pero que cuando regrese su padre se llamará “Dicha”. Sharpless está demasiado hundido para seguir leyéndole el contenido de la carta. Se va prometiéndole que informará a Pinkerton sobre la existencia de su hijo. Un cañonazo en el puerto anuncia la llegada de un barco. Butterfly y Suzuki leen su nombre desde la terraza: es el de Pinkerton. Radiante de alegría, Butterfly se une a Suzuki para decorar la casa con flores. Cae la noche y Butterfly, Suzuki y el niño emprenden una vigilia sin apartar la vista del puerto.

Amanece y Suzuki insiste en que Butterfly intente dormir un poco. Butterfly mete al niño en la casa. Aparece Sharpless con Pinkerton y Kate, la nueva mujer de Pinkerton. Suzuki se da cuenta de quién es la mujer estadounidense y se muestra de acuerdo en ayudar a comunicar la noticia a Butterfly. A Pinkerton le invade la sensación de culpa y se retira un poco para recordar los días pasados en la casa. Cio-Cio San entra apresuradamente confiando en encontrar a Pinkerton, pero es a Kate a quien ve en su lugar. Comprendiendo la situación, se muestra de acuerdo en renunciar a su hijo, pero insiste en que sea Pinkerton quien vuelva a por él. Tras echar a todo el mundo, Butterfly saca la daga con la que su padre se había suicidado, pues prefiere morir con honor que vivir con vergüenza. Se detiene por un instante cuando entra el niño inesperadamente, pero Butterfly lo saca al jardín y ella se retira detrás de una cortina. Cuando llega Pinkerton, pronunciando su nombre, la joven se clava la daga.

Ver más
Temporada 2022-2023
18
Jun
2022
>Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Lugar: Guggenheim Bilbao

Coincidiendo con el centenario de la BOS el Museo Guggenheim Bilbao celebra su 25º Aniversario. En esta doble celebración, el Museo será el escenario de un gran concierto de la BOS abierto a la ciudadanía cuyo programa incluirá “Cuadros de una exposición”, la obra con la que Modest Mussorgsky rindió homenaje a su amigo Viktor Hartmann, con ocasión de la exhibición de algunas de sus obras tras su fallecimiento. La pieza representa un recorrido de cuadro en cuadro, en un estilo musical de fuerte carácter descriptivo. Compuesta originalmente para piano, la música fue “coloreada” por Maurice Ravel con una brillante orquestación. Junto a este gran clásico, en este concierto se recuperará el poema sinfónico, de lenguaje denso y poderoso, “Andrómeda”, de Augusta Holmès, compositora francesa injustamente tratada por la historia, al igual que muchas de sus colegas. Una gran oportunidad para celebrar la amistad y el diálogo entre las artes.

Patrocina:

Localización : Atrio
Punto de venta : Taquilla y Web
Duración : 60
Más información : Aforo limitado y uso responsable de mascarilla.
Se ruega puntualidad. No se podrá acceder al Atrio una vez iniciada la actividad.

Web: Guggenheim

Ver más