Conciertos

TEMPORADA BOS 7


Palacio Euskalduna.   20:00 h.

A. Edler Côpes: ¿Recuerda el mar a quien camina sobre él?
(Acuerdo AEOS-Fundación Autor. Estreno absoluto)
S. Prokofiev: Romeo y Julieta, suite
J. Brahms: Concierto para piano y orquesta nº 2

Joaquín Achúcarro, piano
Roberto Minczuk, director

FECHAS

  • 13 de enero de 2011       Palacio Euskalduna      20:00 h.
  • 14 de enero de 2011       Palacio Euskalduna      20:00 h.

Conoce aquí todas las ventajas de ser abonado de la BOS

ESE PEQUEÑO SCHERZO

El programa de esta noche cubre un lapso temporal de unos ciento treinta años. Podrían ser más, por supuesto, pero sólo yendo hacia atrás, pues la obra que abre el concierto y que hoy estrena la orquesta dentro del acuerdo de la AEOS (Asociación Española de Orquestas Sinfónicas) con la Fundación Autor, ¿Recuerda al mar a quien camina sobre él?, está en el extremo final de esa larga línea recta que es la historia de la música, en el punto exacto en el que el arte del futuro se convierte en arte del presente, en el centro mismo de la contemporaneidad. La pieza toma su título de un verso del poema “Mystic” de Sylvia Plath (“Does the sea remember the walker upon it?”) y completa junto con Das Gedächtnis des Wassers (2007-08), para violín, viola y orquesta de cuerda, y Punto rosso sull´oceano (2009), para 10 instrumentos, una trilogía que reflexiona en torno a la memoria y a su frecuente asociación al mar. Su autor, Aurélio Edler-Copes (Brasil, 1976), discípulo de compositores vascos como Gabriel Erkoreka o Ramón Lazkano, dedica el ciclo a su hermano, fallecido en un accidente de tráfico en 2007, y explica que “cada una de las tres obras tiene el mismo punto de partida. Una procesión sonora que se rompe de tiempos en tiempos por solos de cuerdas. Apariciones que articulan el transcurso temporal como huellas en el camino recurrido. En su mapa particular cada pieza toma progresivamente un camino diferente de las demás y evoluciona hacia un final distinto. Una gradual intensificación y saturación de las figuras iniciales en un intento de darles una nueva perspectiva, quizás, hacia su propia sublimación”.
Por lo demás, ¿qué puede unir a Edler-Copes con Prokofiev? Parece claro: el exilio cultural, que será voluntario en el brasileño y que lo fue menos en el ruso, ya sabemos lo que era Moscú en 1918. Pero la idea del joven Prokofiev (27 años) sería volver pronto, en Estados Unidos sólo se haría un nombre, y si en principio la aventura americana parecía ir bien, pronto empezó a darse cuenta de que sus éxitos tenían que ver más con su condición de gran pianista que con la de compositor. Era el nuevo Rachmaninov, el virtuoso que venía de Rusia, pero su obra sufría reveses y reveses, y el estreno de El amor de las tres naranjas no era o no iba a ser suficiente. Rusia, lejana, inmensa y revolucionaria, seguía en el horizonte, pero antes había que intentar “entrar” en Europa, en París, donde de la mano de Sergei Diaghilev irían viendo la luz ballets como El bufón, El paso de acero o El hijo pródigo, además de partituras todavía hoy enormemente célebres como el Tercer concierto para piano y orquesta. No obstante, la capital francesa estaba en otra onda, allí mandaban (musicalmente) Stravinski y el Grupo de los Seis, y los intereses de Prokofiev se irían desplazando hacia el este (Bruselas, Berlín) hasta acabar aceptando una gira en su país a finales de los años veinte, gira que se acabaría revelando triunfal y que reencendería en el músico una chispa de esperanza en un futuro boyante, al fin, entre los suyos.
Y así estaban las cosas cuando en 1934 Sergei Radlov, a la sazón director del Teatro Estatal de Ópera y Ballet de Leningrado (que se convertiría inminentemente en el Kirov y mucho más tarde, en 1992, en el actual Mariinsky de Gergiev), sugirió al músico la composición de un ballet inspirado en la tragedia de Shakespeare Romeo y Julieta. En verdad, Prokofiev aún vivía en París, pero los encargos y las consecuentes visitas a la Unión eran cada vez más habituales, a Stalin le venía de perlas como propaganda política y cultural de cara al exterior. Así y todo, enseguida volvieron los problemas, un año después el mismo teatro que había propiciado el encargo se echaba atrás, y nuestro compositor se hubo de dirigir al Bolshói de Moscú, donde fue más que bienvenido. En el verano de 1935 la versión para piano ya estaba finalizada, y la orquestación apenas tardó tres meses en llegar. Pero también aquí hubo desavenencias: el teatro no sólo rechazaba el final feliz del autor (que éste defendió con una frase categórica: “los vivos pueden danzar, los muertos no”), sino que la consideraba imposible para el baile. No eran buenos tiempos: el dirigismo estalinista ya estaba allí. Así pues, Prokofiev llevó la partitura a la Ópera de Brno y fue allí, en la capital de Moravia, donde se acabó estrenando el 30 de diciembre de 1938. Tardaría más de un año en llegar al Kirov y aún más, ocho, en llegar al Bolshói.
Pero antes incluso del estreno moravo, el compositor había mostrado al público dos suites orquestales basadas en el ballet: una en Moscú en noviembre 1936 y la otra en Leningrado en abril de 1937. Esta noche escuchamos parte de la primera (Minueto, Muerte de Tebaldo) y parte de la segunda (Montescos y Capuletos, La joven Julieta, Romeo ante la tumba de Julieta), una música intensa, perfumada, atmosférica, densamente melódica (“amo la melodía y la considero como el elemento más esencial de la música”) y de ritmos muy vivos, o, según dirían sus después sus críticos, decadente, formalista, antirrevolucionaria, europeizada: el siglo XX como mera prolongación del XIX.
Y así llegamos a Brahms, uno de los pilares indiscutibles del sinfonismo centroeuropeo del XIX, la tercera B alemana tras Bach y Beethoven, y con él a ese “pequeño concierto con un bello y pequeño scherzo” del que hablaba en una carta a Heinrich von Herzogenberg en el verano de 1881, en realidad su monumental Segundo concierto para piano, estrenado por él mismo en Budapest en noviembre de ese mismo año y dedicado a su maestro Eduard Marxsen. Ha pasado mucho tiempo desde el Primero (1859), Brahms se ha serenado, ya no es un joven romántico y apasionado sino un hombre sabio y tranquilo que sabe lo que es componer dos grandes sinfonías y que conoce la tradición que mantiene viva en sus manos. Y pese a que los cuatro movimientos de la obra son muy distintos, en todos se alternan ráfagas de intenso heroísmo con destellos de encendido lirismo, ya sea sobre un tono general incisivo (Allegro non troppo), impetuoso (Allegro appassionato), poético (Andante) o distendido (Allegretto grazioso).
La atmósfera inicial es plácida, pues el Allegro non troppo se abre con el piano envolviendo suavemente a la trompa, pero enseguida irrumpe una cadencia, se exponen después en tutti los dos temas principales y en base a ambos se vertebra el movimiento en pasajes rapsódicos, expresivos diálogos o tensos enfrentamientos entre el solista y la orquesta. El Allegro appassionato es el “pequeño scherzo” brahmasiano, un movimiento sombrío e impulsivo dominado por dos temas, más arrebatado el primero y más efusivo el segundo, presentado la cuerda, y aunque hay una luz diáfana y esplendente que parece encenderse mediado el Scherzo, el cierre sólo puede ser agitado y dramáticamente tenso. La vida vuelve a fluir con dulzura en el Andante, que se inicia con un ensoñador solo de violonchelo, y ni siquiera los poderosos e inquietantes trinos y arpegios por parte del solista en la sección central rompen el hechizo de la abstracción lírica que subyace en estos pentagramas, recobrada después en la voz del violonchelo pero ya en diálogo con el piano. Y el Allegretto grazioso es un verdadero milagro de vivacidad, transparencia, optimismo, juegos distraídos, sonrisas burlonas, saltos revoltosos y resonancias cíngaras, no había manera más feliz de poner fin a esta gran catedral del pianismo romántico. 
Asier Vallejo Ugarte

Joaquín Achúcarro, piano

La  impecable y modélica carrera artística de Joaquin Achúcarro, descrito por el Chicago Sun Times  como “The Consummate Artist”,  le ha valido la más alta reputación nacional e internacional.
Nacido en Bilbao y emparentado con Edvard Grieg  a través de su bisabuelo noruego, durante  sus tiempos de estudiante ganó Premios Internacionales en España, Francia, Italia y Suiza, pero su victoria en Inglaterra en el Concurso Internacional de Liverpool de 1959  marcó el inicio de su carrera.
Desde entonces, Achúcarro mantiene una actividad  concertistica internacional, actuando en salas como  Avery Fisher Hall, Berlin Philharmonie, Carnegie Hall, Concertgebouw, Kennedy Center, Musikverein, Royal Albert Hall, tanto en recitales como de solista con orquestas, entre otras, con la  Berlin Philharmonic, Chicago Symphony, New York Philharmonic, Sta Cecilia di Roma, National de France, Tokyo Philharmonic, RIAS Berlin, Tonkünstler Wien, las orquestas de España  y directores de la talla de  Claudio Abbado, Sir Adrian Boult, Riccardo Chailly, Sir Colin Davis, Zubin Mehta, Sir Yehudi Menuhin, Seiji Ozawa y Sir Simon Rattle.
Ha recibido los más altos honores en las Artes: Accademico ad Honorem de la Accademia Chigiana de Siena (Italia), Medalla de Oro a las Bellas Artes,  Premio Nacional de Música, Gran Cruz del Mérito Civil. En 2004 fue nombrado Hijo Predilecto de la Villa de Bilbao y en 2000 Artist for Peace por la UNESCO, en París.
Ha grabado para  SONY, BMG-RCA, Claves y Ensayo.
Desde 1989 ostenta la Cátedra J.E.Tate de la Southern Methodist University en Dallas (USA) y la de Profesor en los Cursos Internacionales de Verano de la Accademia Chigiana de Siena, Italia.
En 2008, un grupo de personas e instituciones de Dallas  creó  la Joaquin Achucarro Foundation  “para perpetuar su legado artístico y docente” y ayudar a jóvenes pianistas en el comienzo de sus carreras.

Roberto Minczuk, director

En la actualidad, Roberto Minczuk es director musical de la Orquesta Filarmónica de Calgary, director artístico de la Orquesta Sinfónica Brasileña y director musical de la ópera y orquesta del Teatro Municipal de Río de Janeiro.
Desde su debut con la Filarmónica de Nueva York en 1998, Roberto Minczuk, discípulo de Kurt Masur, ha cosechando grandes éxitos en casi todas las principales orquestas norteamericanas, así como en muchas capitales europeas.
Ha actuado con la Orquesta Sinfónica de Birmingham, Bournemouth, Dallas, Montreal  y Vancouver, Real Orquesta Filarmónica de Liverpool, Orquestas Filarmónicas  de Tokio, Londres, Bergen y Helsinki, Orquesta Nacional de la BBC de Gales, Orquesta de Cámara de Philadelphia. Cabe destacar su presencia en 2006 en el Festival Barbican,  También ha  participado en el Festival de Edimburgo, Festival de Edimburgo y su debut en el Concertgebouw Hall dirigiendo a la Orquesta Residentie de La Haya.
Recientemente ha grabado todas las Bachianas Brasileiras de Héctor Villa-Lobos junto con la Orquesta Sinfónica del Estado de Sao Paulo para el sello BIS. También ha grabado las obras sinfónicas completas de Antonio Carlos Jobim, grabación con la que obtuvo el Premio Grammy Latino en 2004.
Roberto Minczuk comenzó su carrera como prodigio de la trompa y  con dieciséis años  llegó a ser trompa solista de la Sinfónica de Sao Paulo. Durante su época de estudiante en la Juilliard School, realizó apariciones como solista junto con la Joven Orquesta Sinfónica de Nueva York en el Carnegie Hall y con la Filarmónica de Nueva York durante los Conciertos para Jóvenes (Young People’s Concerts) de esta orquesta.
Tras graduarse en la Juilliard en 1987, Roberto Minczuk se convirtió en miembro de la Orquesta de la Gewandhaus  de Leipzig invitado por el maestro Kurt Masur. En 1989 regresó a Brasil, donde continuó sus estudios de dirección con Eleazar de Carvalho y John Neschling.
 

Brahms de la mano de Achucarro

La BOS inicia su programa de abono nº 7 con un estreno absoluto por encargo de la BOS en el marco de la colaboración de AEOS y la Fundación Autor, la obra¿Recuerda el mar a quien camina sobre él? compuesta por Aurélio Edler-Copes.(www.myspace.com/aurelioedlercopes).
A continuación, la Orquesta intepretara una selección de las Suites nº 1 y 2 del ballet Romeo y Julieta Op. 64 de Sergei Prokofiev (Montescos y Capuletos, Julieta niña, Minueto, Muerte de Tibaldo y Romeo en la tumba de Julieta). Interpretado por primera vez el 16 de agosto de 1968 bajo la dirección de Pedro Pirfano,, se ha podido escuchar, en distintas selecciones, en un total de 8 ocasiones, siendo la última vez los días 1 y 2 de febrero de 2001, bajo la dirección del entonces Director Titular de la BOS Juanjo Mena y en un Concierto Didáctico bajo la dirección del mismo Maestro en mayo de 2004. En esta ocasión, la BOS utilizará, para su interpretación, el material preparado por la editorial Sikorski (www.sikorski.de).
En la segunda parte del concierto los asistentes a este concierto podrán disfrutar el Concierto nº 2 para Piano y Orquesta en Mi bemol Mayor Op. 83 de Johannes Brahms. Interpretado por primera vez  por la BOS el 5 de enero de 1927 bajo la dirección de A. Marsick y con el pianista A. Rubinstein. Esta obra ha sido interpretada por la BOS en otras 9 ocasiones, siendo la última vez los días 1 y 2 de junio de 2006 bajo la dirección de Junichi Hirokami y con el pianista Rudolf Buchbinder. El Maestro Achúcarro, que será quien acompañe a la Orquesta en estos conciertos, la ha interpretado esta obra, con la Sinfónica de Bilbao, en 2 ocasiones previas (en los años 1968 y 1983). Para su interpetación se utilizará el material de la editorial Breitkopf & Härtel (www.breitkopf.de).
En la sección correspondiente a este comcierto de página de la BOS (www.bilbaorkestra.com) pueden encontrar todos los enlaces incluidos en esta guía de audición y una serie de grabaciones comerciales de las obras de este programa. Todas ellas pueden adquirirse o escucharse a través de internet siguiendo los enlaces señalados en dicha información:
S. Prokofiev: Romeo y Julieta, Ballet Op. 64

London Symphony Orchestra – Valery Gergiev
LSO Live – B002VFCE9C
 http://www.amazon.co.uk/Prokofiev-Romeo-Juliet-LSO-Gergiev/dp/B002VFCE9C/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1294126995&sr=1-1
http://open.spotify.com/album/4XmTCJpGGiYVTvovYzXbZ3
J. Brahms: Concierto nº 2 para Piano y Orquesta en Mi bemol Mayor Op. 83

Sir Colin Davis– Joaquín Achúcarro – London Symphony Orchestra
Opus Arte  – B0033A9IQG
http://www.amazon.co.uk/Brahms-Piano-Concerto-Jerwood-London/dp/B0033A9IQG/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1294127350&sr=1-1 

Info covid

Agenda de eventos

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do

Eventos relacionados

Temporada 2021-2022
09 - 10
Jun
2022
>Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Achúcarro y los Cuadros de una exposición

Lugar: Palacio Euskalduna

Giancarlo Guerrero, director
Joaquín Achúcarro, piano


I

AUGUSTA HOLMÈS (1847-1903)

Andromède, Poema sinfónico*

CÉSAR FRANCK (1822-1890)

Variaciones sinfónicas para piano y Orquesta.

Joaquín Achúcarro, piano

II

MODEST MUSSORGSKY (1839-1881) / MAURICE RAVEL (1875-1937)

Cuadros de una exposición.

I. Promenade – Gnomus
II. Promenade – El castillo medieval
III. Promenade – Tullerias
IV. Promenade – Bydlo
V. Baile de los polluelos dentro del cascarón
VI. Samuel Goldenberg y Schmuyle
VII. El mercado
VIII. Catacumbas (Sepulcrum Romanum)
IX. La cabaña sobre patas de gallina (o la choza de Baba-Yaga)
X. La gran puerta de Kiev

Información y entradas
Temporada 2021-2022
21 - 24 - 27 - 28 - 30
May
2022
>Madama Butterfly

Madama Butterfly

Lugar: Palacio Euskalduna

Giacomo Puccini

Representaciones

  • Sábado 21 de Mayo de 2022 19:00h
  • Martes 24 de Mayo de 2022 19:30h
  • Viernes 27 de Mayo de 2022 19:30h
  • Sábado 28 de Mayo de 2022 19:00h (*OB)
  • Lunes 30 de Mayo de 2022 19:30h

*OB: Opera Berri

Patrocina:

FICHA

  • Cio-Cio San: Maria Agresta*
  • Cio-Cio San BERRI: Carmen Solís
  • Pinkerton: Sergio Escobar
  • Pinkerton BERRI: Javier Tomé
  • Suzuki: Carmen Artaza*
  • Sharpless: Damián del Castillo
  • Goro: Jorge Rodríguez-Norton
  • Kate Pinkerton: Marta Ubieta
  • Yamadori y Comisario: Jose Manuel Día
  • Tío Bonzo: Fernando Latorre
  • Oficial del registro: Javier Campo**
  • Yakuside: Gexan Etxabe
  • La madre de Cio-Cio San: Eider Torrijos**
  • La tía de Cio-Cio San: Leyre Mesa**
  • La prima de Cio-Cio San Olga Revuelta**
  • Bilbao Orkestra Sinfonikoa
  • Coro de Ópera de Bilbao: Director Boris Dujin
  • Director musical: Henrik Nánási*
  • Director de escena: Stefano Monti
  • Coproducción Teatro Comunale di Modena / Teatro Municipale di Piacenza

*Debuta en ABAO Bilbao Opera
**Coro de Ópera de Bilbao

MÁS INFORMACIÓN

Benjamin Franklin Pinkerton, un oficial de la Armada de Estados Unidos, inspecciona una casita en una colina cercana a Nagasaki desde la que se ve el puerto. Va a alquilársela a Goro, un servicial casamentero. Junto con la casa recibe también a tres criados y a una geisha como mujer, cuyo nombre es Cio-Cio San, pero que es conocida como Butterfly. El alquiler, según la costumbre japonesa, es por una duración de 999 años, susceptible de ser renovado todos los meses. El cónsul estadounidense, Sharpless, llega jadeante después de haber subido la colina. Pinkerton describe su filosofía del yanqui indómito que recorre el mundo en busca de experiencias y placeres. No está seguro de si sus sentimientos por la joven japonesa son realmente amor o simplemente un capricho, pero su intención es seguir adelante y celebrar la ceremonia nupcial. Sharpless le advierte de que es posible que la muchacha tenga una visión diferente del matrimonio, pero Pinkerton hace caso omiso de sus preocupaciones y le dice que algún día tendrá una verdadera esposa estadounidense. Ofrece al cónsul güisqui y propone un brindis.

Llega Butterfly con sus amigos para la ceremonia. En una conversación casual tras la presentación formal, la muchacha admite que tiene tan solo quince años y explica que su familia fue importante en otro tiempo, pero que luego perdió su posición desahogada, por lo que no le ha quedado más remedio que ganarse la vida como geisha. Llegan sus familiares y hablan sobre la celebración de un matrimonio tan desigual. Cio-Cio San enseña a Pinkerton sus exiguas posesiones y le confiesa que ha estado en la misión cristiana y que tiene la intención de convertirse a la religión de su marido. El comisionado imperial lee el contrato matrimonial y los parientes felicitan a la pareja. De repente, se oye desde lejos una voz amenazadora: es el bonzo, el tío de Butterfly, un sacerdote. Maldice a la muchacha por haber ido a la misión y por renunciar a su religión ancestral. Pinkerton les ordena a todos que se vayan e intenta consolar a Butterfly con palabras dulces. Suzuki le ayuda a ponerse el kimono nupcial antes de que la pareja se reúna en el jardín, donde se dejan llevar por la pasión.

Cuando comienza el Acto II han transcurrido tres años y Cio-Cio San está esperando el regreso de su marido a casa. Suzuki implora ayuda a los dioses, pero Butterfly le reprende por creer en los dioses japoneses en vez de en la promesa de Pinkerton de que un día regresaría. Aparece Sharpless con una carta de Pinkerton, pero antes de que pueda leerla a Butterfly, aparece Goro con el último pretendiente de la joven, el acaudalado príncipe Yamadori. Butterfly sirve amablemente té a los invitados, pero insiste en que no está disponible para contraer matrimonio: su marido estadounidense no la ha dejado y le dio palabra de que un día regresaría. Pide a Goro y Yamadori que se vayan. Sharpless intenta leer la carta de Pinkerton y sugiere a Butterfly que quizá debería reconsiderar la oferta de Yamadori. Como respuesta, ella le muestra al cónsul el hijo que ha tenido con Pinkerton. Dice que su nombre es “Pesar”, pero que cuando regrese su padre se llamará “Dicha”. Sharpless está demasiado hundido para seguir leyéndole el contenido de la carta. Se va prometiéndole que informará a Pinkerton sobre la existencia de su hijo. Un cañonazo en el puerto anuncia la llegada de un barco. Butterfly y Suzuki leen su nombre desde la terraza: es el de Pinkerton. Radiante de alegría, Butterfly se une a Suzuki para decorar la casa con flores. Cae la noche y Butterfly, Suzuki y el niño emprenden una vigilia sin apartar la vista del puerto.

Amanece y Suzuki insiste en que Butterfly intente dormir un poco. Butterfly mete al niño en la casa. Aparece Sharpless con Pinkerton y Kate, la nueva mujer de Pinkerton. Suzuki se da cuenta de quién es la mujer estadounidense y se muestra de acuerdo en ayudar a comunicar la noticia a Butterfly. A Pinkerton le invade la sensación de culpa y se retira un poco para recordar los días pasados en la casa. Cio-Cio San entra apresuradamente confiando en encontrar a Pinkerton, pero es a Kate a quien ve en su lugar. Comprendiendo la situación, se muestra de acuerdo en renunciar a su hijo, pero insiste en que sea Pinkerton quien vuelva a por él. Tras echar a todo el mundo, Butterfly saca la daga con la que su padre se había suicidado, pues prefiere morir con honor que vivir con vergüenza. Se detiene por un instante cuando entra el niño inesperadamente, pero Butterfly lo saca al jardín y ella se retira detrás de una cortina. Cuando llega Pinkerton, pronunciando su nombre, la joven se clava la daga.

Ver más
Temporada 2022-2023
18
Jun
2022
>Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Concierto para dos Aniversarios Bilbao Orkestra Sinfonikoa & Guggenheim Bilbao

Lugar: Guggenheim Bilbao

Coincidiendo con el centenario de la BOS el Museo Guggenheim Bilbao celebra su 25º Aniversario. En esta doble celebración, el Museo será el escenario de un gran concierto de la BOS abierto a la ciudadanía cuyo programa incluirá “Cuadros de una exposición”, la obra con la que Modest Mussorgsky rindió homenaje a su amigo Viktor Hartmann, con ocasión de la exhibición de algunas de sus obras tras su fallecimiento. La pieza representa un recorrido de cuadro en cuadro, en un estilo musical de fuerte carácter descriptivo. Compuesta originalmente para piano, la música fue “coloreada” por Maurice Ravel con una brillante orquestación. Junto a este gran clásico, en este concierto se recuperará el poema sinfónico, de lenguaje denso y poderoso, “Andrómeda”, de Augusta Holmès, compositora francesa injustamente tratada por la historia, al igual que muchas de sus colegas. Una gran oportunidad para celebrar la amistad y el diálogo entre las artes.

Patrocina:

Localización : Atrio
Punto de venta : Taquilla y Web
Duración : 60
Más información : Aforo limitado y uso responsable de mascarilla.
Se ruega puntualidad. No se podrá acceder al Atrio una vez iniciada la actividad.

Web: Guggenheim

Ver más