Conciertos

TEMPORADA BOS 8

Abono Iniciación


Palacio Euskalduna.   20:00 h.

P. Dukas: El aprendiz de brujo
D. Shostakovich: Concierto para violonchelo y orquesta nº 1
H. Berlioz: El corsario, obertura
C. Debussy: La mer
 
Alban Gerhardt, violonchelo
Marco Guidarini, director

FECHAS

  • 19 de enero de 2012       Palacio Euskalduna      20:00 h.
  • 20 de enero de 2012       Palacio Euskalduna      20:00 h.

Conoce aquí todas las ventajas de ser abonado de la BOS

 

Mares de notas…
 
…en cuatro diseños para orquesta.
 
El aprendiz de brujo abre la sesión como paradigma de poema sinfónico, género surgido en el Romanticismo, fruto de la inspiración extramusical a la que, de cuando en cuando, se abandonan los compositores y que cristaliza en una obra para orquesta, generalmente en un único movimiento, que narra sin palabras un argumento más allá de los sonidos. En este caso el discurso de Paul Dukas (París, 1865-París, 1935), compositor, crítico musical y profesor en el Conservatorio, sigue el hilo de la balada de Goethe del mismo nombre. Dukas, como buen romántico francés, reivindica una intencionalidad placentera en su música. Por ese motivo denomina a su obra scherzo sinfónico evocando, así, una dimensión más lúdica y estética que profunda o trascendental (como se espera tradicionalmente de los poemas sinfónicos alemanes). La obra fue estrenada en 1897 con un éxito que enseguida trascendió las fronteras francesas. Como corresponde al gusto y costumbres decimonónicas galas, el tratamiento tímbrico es rico y variado, dando voz a los instrumentos básicos de una orquesta sinfónica y a los que no lo son tanto, como es el caso de la flauta piccolo, el clarinete bajo, el contrafagot o las cornetas. La trama tiene una cierta intencionalidad moralista, perfectamente contextualizada en la época y adecuada al espíritu marcadamente didáctico de su autor, que padeció a lo largo de su vida profesional una auto exigencia tal que le llevó a destruir multitud de partituras antes de que vieran la luz pública. Cada idea reflejada en la balada de Goethe toma cuerpo sonoro en otras tantas ideas musicales. De esta forma escuchamos el famosísimo tema de la escoba en la voz de los fagotes y los no menos importantes motivos musicales que simbolizan el agua o el conjuro del torpe aprendiz.
 
Y con la magia aún flotando en el ambiente, nos adentramos en el universo sonoro de uno de los grandes compositores del siglo XX: Dmitri Shostakovich (San Petersburgo, 1906-Moscú, 1975) que escribió sus dos conciertos para violoncello y orquesta inspirado por la maestría de Mstislav Rostropovich, cellista, amigo y compañero de escenario del compositor en numerosas ocasiones. Hoy escuchamos el primero de ellos, el Op 107, estrenado en 1959 por la Orquesta Filarmónica de Leningrado con su dedicatario como solista, quien contaba emocionado cómo lo había interpretado de memoria ante un admirado Shostakovich, tan solo cuatro días después de recibir la partitura.
 
Shostakovich dijo de esta obra: “Tomé un pequeño tema e intenté desarrollarlo”. Se refería al motivo de cuatro notas que, sonando en el cello solista, asoma ya en los compases iniciales del primer movimiento, Allegretto, que es en palabras de su autor, una “marcha jocosa”. Otro motivo complementa al primero, conservando la sensación de empuje del movimiento. Van adquiriendo dimensiones tímbricas y expresivas distintas, con variables grados de agitación hasta el contundente cierre final. Para Shostakovich la música era un medio para dar salida a su sentimientos y vivencias interiores, por eso en sus obras encontramos tanto referencias más o menos irónicas, enérgicas, burlonas o estrepitosas, como líricas, meditativas, profundas o elegiacas. De esta manera está diseñado el segundo movimiento, Moderato, el más nostálgico y extenso de la obra, basado en dos temas principales que oscilan entre la ternura y la añoranza. Melodías de extenso trazado que muestran la voz más poética y melancólica del violoncello. Concluye con un pasaje muy etéreo, casi sobrenatural, en el que el cello, en su registro más agudo, dialoga con la celesta. A continuación, el tercer movimiento, Cadenza, está dedicado enteramente al solista que empieza reflexionando sobre los temas previos, pero va llevando su expresividad desde un ámbito más lírico e intimista hacia un virtuosismo más enérgico, incluso salvaje cuando se hace eco de las reminiscencias de los motivos del primer movimiento y desemboca en el final de la obra, Allegro con moto, que cita al principio el inicio de Suliko, la canción popular favorita de Stalin, de forma grotesca y algo atropellada por las violentas irrupciones de los timbales (¿una “artística” venganza?. Sin duda). La obra concluye con el recuerdo del motivo que la iniciaba y una imparable ráfaga de escalas y octavas en el cello solista. Impresionante.
 
Y de la Rusia soviética retornamos a una Francia aventurera, gracias a la música de uno de sus compositores más audaces y literarios, que contribuyó a abrir el telón para que hiciera su aparición en las salas europeas el Romanticismo musical. Héctor Berlioz (La Côte-Saint-André, 1803-París, 1869), para quien la vida era “un romance inmensamente interesante”, escribió la obertura El corsario en 1844 durante una estancia en Niza, y fue estrenada bajo la dirección del autor en 1845, con el título La Torre de Niza.
 
Berlioz revisó la obra entre 1846 y 1851 y le dio su nombre actual. Fue publicada en 1852 en la versión que escuchamos hoy y estrenada, también por su autor, en Brunswick en 1854. Curiosamente (o tal vez debido a asuntos “extramusicales”) y a pesar de su brillantez, no fue interpretada en París en vida de Berlioz, aunque si varias veces en el resto de Europa. Está ideada en base al esquema que tanto gustaba a su autor para las oberturas sinfónicas: una breve anticipación de lo que va a ser el “allegro” principal seguida de la “introducción” lenta, a la manera de las oberturas francesas, con la intención de reflexionar sosegadamente sobre lo que ha de sugerirse en la sección siguiente. Las dos partes de la obertura (lenta y rápida) adquieren coherencia gracias al retorno del pasaje lento y de la segunda idea del allegro, aunque con el carácter algo modificado. La brillante escritura de uno de los más imaginativos orquestadores del siglo XIX (cuyo tratado de orquestación aún sigue estudiándose en la actualidad), se pone al servicio de una vitalidad desbordante que arroja con exuberancia una cascada de notas sobre el patio de butacas.
 
Y despedimos la tarde con una inmersión oceánica, capaz de albergar corsarios, barcos cargados de orquestas y litros de agua desparramados por los conjuros de pretenciosos aprendices. Claude Debussy (Saint-Germain-en-Laye, 1862-Paris, 1918) en una carta fechada en 1903 indicó que estaba escribiendo una obra sobre el océano, en forma de “bocetos sinfónicos” para orquesta, basada en recuerdos, imágenes inventadas del mar, con su perpetua movilidad, libertad e imprevisibilidad. La orquestación, en palabras del compositor es “tumultuosa y variada… como el mar”. Con Debussy, lo que está en la superficie de la música (la textura, el color tímbrico, los matices de intensidad…) adquiere una importancia desconocida hasta entonces. Un aspecto relacionado con el sonido en sí mismo, aparece claramente en la orquestación, con la que el compositor alcanza un excelente nivel de sutileza al producir nuevos efectos tímbricos. Con la relevancia de estos parámetros musicales y no tanto de la organización formal o del desarrollo temático, Debussy recrea con sonido “impresiones” que le llegan a través de todos los sentidos. Según sus propias palabras, “el sonido del mar, la curva del horizonte, el viento entre las hojas y el trino de un pájaro provocan en nosotros impresiones complejas. Entonces, súbitamente, sin consentimiento deliberado por nuestra parte, uno de estos recuerdos fuerza su camino hasta expresarse con el lenguaje de la música. Contiene ya su propia armonía. Ninguno de nuestros esfuerzos puede conseguir algo más preciso o verdadero.”. La obra está dividida en tres “esbozos” sinfónicos que evocan otras tantas atmósferas y colores: Del alba al mediodía en el mar, Juegos de olas y Diálogo del viento y el mar.
En este caso, la música salpica y pulveriza colores tímbricos y sensaciones sonoras sin necesidad de narrar nada concreto, sino invitándonos a sumergirnos en un mar de notas ya que, como indicó el filósofo y musicólogo Vladimir Jankélévitch, “Debussy ausculta el pecho del océano y la respiración de las mareas, el corazón del mar y de la tierra; por ello, sus poemas sinfónicos no implican ni narración ni finalidad”
El pintor y gran amante de la música Wassily Kandinsky afirmaba que “los músicos más modernos, como Debussy, crean impresiones espirituales, que a menudo toman de la naturaleza y transforman en imágenes espirituales por vía puramente musical”.
Espirituales o enérgicas, profundas o escurridizas, las imágenes sonoras están ahí. Disfrútenlas.
Mercedes Albaina
 
 
 
 
 
 
 
 
Alban Gerhardt, violonchelo
 
Nació en Berlín, y se ha consolidado como uno de los más destacados chelistas de la actualidad.
 
A partir de su debut con la Filarmónica de Berlín bajo la dirección de Semyon Bychkov, ha actuado con más de 170 orquestas de todo el mundo, con Directores como Kurt Masur, C. von Dohnányi, C. Eschenbach, Sir Neville Marriner, Marek Janowski, Sir Colin Davis, Leonard Slatkin, Fabio Luisi, Sakari Oramo, Paavo y Neeme Järvi. Actuó en repetidas ocasiones con la Filarmónica de Berlín y el Mº C. Thielemann.
 
El repertorio de Gerhardt cuenta con unos 60 conciertos diferentes de chelo y le gusta rescatar obras poco conocidas. Su colaboración con compositores como Peteris Vasks, Brett Dean, Jörg Widmann, Oswaldo Golijov, Mathias Hinke y Matthias Pintscher atestigua su gran interés en ampliar el repertorio para chelo.
 
Su discografía es muy valorada, habiendo ganado dos Premios “ECHO Classic”
 
Alban Gerhardt toca actualmente con un instrumento único del renombrado luthier Matteo Gofriller.
 
 
 
 
Marco Guidarini, director
 
Nace en Génova, realiza los estudios musicales de dirección de orquesta con F. Ferrara, composición y violonchelo con A. Navarra.
 
Es Primer Premio del Concurso Internacional de dirección de Pescara. Comienza su carrera en Italia dirigiendo las orquestas más importantes del país.  Ha sido Director Titular de la Orquesta Filarmónica de Niza de 2001 a 2009.
 
Reparte su tiempo entre las grandes formaciones sinfónicas y los escenarios líricos, entre ellos: Viena, Estocolmo, Copenague, Munich, Vancuver, Sydney, Montpellier, Los Angeles, Metropolitan de Nueva York, Ginebra, Marsella, North, Scottish Opera, Glyndelbourne, ABAO, Liceo de Barcelona, Berlin, Dublin, Génova, Nápoles, Leipzig, Bolonia y Maestranza de Sevilla. Debuta en el Teatro La Scala de Milán en la temporada 2009/10
 
Ha dirigido las Orquestas Sinfónicas: Nacional de Francia, Radio de Dublín, RAI, Québec, Estocolmo, Sydney, Baden Baden, Melburne, Sofía, Comunale de Bolonia, Santa Cecilia de Roma, Hong Kong, Helsinki, Torino, Montpellier, Valencia, OSPA, Navarra y Málaga.
 
En noviembre de 2006 el Ministro de Cultura del Gobierno Italiano le nombró Cavaliere de la Cultura Italiana, 
 
 Ha grabado para el sello Dynamic Romeo y Julieta de Berlioz, Roma de Massenet y la Sinfonía nº 4 de Schumann, así como grabaciones de ópera
 
 

 

La Mer de Debussy
Octavo concierto de Temporada (19 y 20 de enero)
Comenzamos nuestro octavo programa de temporada con la interpretación del Scherzo basado en una bajada de J.W. von Goethe “El aprendiz de brujo” de Paul Dukas. Se interpretó por primera vez el 22 de enero de 1927 bajo la dirección de A. Marsick en la Sociedad Filarmónica. Desde entonces hemos podido escuchar esta obra en otras 44 ocasiones siendo la última los días 6 y 7 febrero de 2003 bajo la dirección de Yaron Traub en el Palacio Euskalduna. Emplearemos para su interpretación el material preparado por la editorial Durand (http://www.salabert.fr/). A continuación, interpretaremos el Concierto nº 1 para Violoncello y Orquesta Op. 107 de Dmitri Shostakovich. Hemos podido disfrutar de esta obra en tan sólo dos ocasiones con anterioridad, en febrero de 2000 con Alisa Weilerstein y bajo la dirección del Maestro K. Kord y en octubre de 2003 con Truls Mork y el Maestro Juanjo Mena. Para ello, al igual que en las ocasiones anteriores, emplearemos el material de la editorial Sikorski (www.sikorski.de).
En la segunda parte del concierto podremos escuchar la Obertura Op. 21 de “El Corsario” de Hector Berlioz. Esta obertura la interpretamos por primera y única vez los días 25 y 26 de marzo de 1999 en el Palacio Euskalduna bajo la dirección de Fabio Mechetti. Emplearemos para su interpretación el material de la editorial Edwin F. Kalmus (http://www.efkalmus.com/). Para concluir el concierto escucharemos la obra “La Mer”, Tres esbozos sinfónicos de Claude Debussy. Interpretamos esta obra por primera vez el 5 de noviembre de 1950 bajo la dirección del Maestro Jesús Arámbarri. Desde entonces hemos podido disfrutar de la misma en otros 6 programas de temporada y por última vez los días 29 y 30 de abril de 2004 bajo la dirección del Maestro Juanjo Mena.
A continuación les recomendamos una serie de grabaciones comerciales de las obras de nuestro programa. Todas ellas pueden adquirirse en la Fnac o escucharse a través de internet siguiendo los enlaces señalados:
P. Dukas: El aprendiz de brujo
Eugene Ormandy – The Philadelphia Orchestra
Release Date: 29/01/2002
Sony B00005YMJI
D. Shostakovich: Concierto nº 1 en Mi b. Mayor para Violoncello y Orquesta Op. 107
Mstislav Rostropovich / Gennadi Rozhdestvensky– URSS State Symphony Orchestra
Release Date: 29/11/2006
Pipeline Music B001UGJKC2
H. Berlioz: El Corsario, Obertura Op. 21
Michel Plasson – Orchestre du Capitole de Toulouse
Release Date: 16/10/2006
EMI B001IRW0DE
C. Debussy: La mer, Tres bocetos sinfónicos para Orquesta
Claudio Abbado – Lucerne Festival Orchestra
Release Date: 11/08/2010
Deutsche Grammophon B0002HN15W
 

La mer de Debussy

La mejor tradición musical francesa se da cita en un programa que incluye obras de Berlioz, precursor en el noble arte de romper las formas, Paul Dukas y la espiral sonora de su descriptivo y popular Aprendiz de brujo, y por fin La mer, obra maestra en el arte de sugerir la realidad a través armonías borrosas. Como contrapunto, de nuevo el arte realista y directo de Shostakovich en su primer concierto para violonchelo, hecho a la medida de su gran amigo Rostropovich.

Agenda de eventos

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do

Eventos relacionados

Temporada 2019-2020
31 - 01
Nov
2019

BOS 04

Lugar: Palacio Euskalduna

F. Schubert: Sinfonía nº 5 en Si bemol mayor, D. 485
R. Strauss: Concierto para trompa y orquesta nº 1 en Mi bemol mayor

J. Guridi: En un barco fenicio
M. Ravel: Rapsodia española

Luis Fernando Núñez, trompa
Erik Nielsen, director

Comprar entradas
Temporada 2019-2020
28 - 29
Nov
2019

BOS 05

Lugar: Palacio Euskalduna

F. Mendelssohn: Las Hébridas, obertura
E. Korngold: Concierto para violín y orquesta
F. Mendelssohn: Sinfonía nº 3 en la menor, op. 56 “Escocesa”

Philippe Quint, violín
José Miguel Pérez Sierra, director

Comprar entradas
Temporada 2019-2020
12 - 13
Dic
2019

BOS 06

Lugar: Palacio Euskalduna

F.J. Haydn: Sinfonía nº 59 en La mayor, “Fuego”
F. Poulenc: Concierto para dos pianos en Re menor
I. Stravinsky: El pájaro de fuego, suite (versión 1945)

Lucas & Arthur Jussen, dúo de pianos
Erik Nielsen, director

18:00 h Charla previa el viernes a cargo de Mercedes Albaina.

Comprar entradas
Temporada 2019-2020
19 - 20
Dic
2019

BOS 07

Lugar: Palacio Euskalduna

A. Schönberg: Un superviviente de Varsovia, op. 46
L. van Beethoven: Sinfonía nº 9 en Re menor 0p. 125

Vanessa Goikoetxea, soprano
Sofia Pavone, mezzosoprano
Richard Cox, tenor
Milan Siljanov, bajo y narrador
Coral de Bilbao (Enrique Azurza, director)
Erik Nielsen,  director

Comprar entradas