Conciertos

Una noche con John Williams


Palacio Euskalduna.   19:30 h.


Programa 13

Erik Nielsen,  director


I

JOHN WILLIAMS (1932)

Olympic Fanfarre*

Encuentros en la tercera fase

Harry Potter y la piedra filosofal, Suite*

     I. Hedwig’s Theme
     II. Harry’s Wondrous World

La lista de Schindler, tema

El mundo perdido: Parque Jurásico, tema*

Parque Jurásico, tema*

II

Star Wars, Selección

     I. Main Title
     II. Princess Leia’s Theme
     III. Scherzo for X-Wings
     IV. The Imperial March (Darth Vader’s Theme)
     V. Here They Come
     VI. Luke And Leia
     VII. The Forest Battle
     VIII. Yoda’s Theme
     IX. Throne Room & End Title

FECHAS

Conoce aquí todas las ventajas de ser abonado de la BOS

EL HOMBRE QUE LLEVÓ LA MÚSICA HASTA LA GALAXIA MAS LEJANA
Si a usted le piden el nombre de un compositor de bandas sonoras de películas, seguramente contestará “JOHN WILLIAMS”. También podría ocurrir que mencionara el nombre de ENNIO MORRICONE, pero digamos que JOHN WILLIAMS está bien. Se lo ha ganado a pulso. Lleva más de sesenta años trabajando en este mundo y a él le pertenecen las bandas sonoras de películas tan famosas como STAR WARS, SUPERMAN, TIBURÓN, las de INDIANA JONES, LA LISTA DE SCHINDLER, JURASSIC PARK o la serie de HARRY POTTER. Y esa música es, seguramente la que de manera más frecuente nos viene a la cabeza, porque nunca nos cansamos de ver esas películas, porque nos gustan las vicisitudes de estos personajes, porque adoramos a JOHN WILLIAMS. Ahora tenemos otra oportunidad para disfrutar de su música. No la desaprovechemos.

EL HOMBRE QUE COMPONÍA MÚSICA PARA PELÍCULAS DE CATÁSTROFES
Nació nuestro protagonista como JOHN TOWNER WILLIAMS en NUEVA YORK el ocho de FEBRERO de 1932 (noventa años ha cumplido hace unas semanas). Su padre, percusionista en orquestas y batería en conjuntos de jazz, frecuentaba los estudios de grabación donde se registraba la música de las películas. Cuenta la leyenda que cuando JOHN tenía seis años entró por primera vez en uno de estos lugares porque su padre formaba parte de los músicos que iban a grabar la banda sonora de REBECCA OF SUNNYBROOK FARM, una película de ALLAN DWAN a mayor gloria de la niña prodigio SHIRLEY TEMPLE. Y ya no quiso salir de allí. Para entonces llevaba dos años tocando el piano. Teniendo en cuenta la profesión de su padre no podía dedicarse a nada que no fuera la música, así que acabó dominando el piano y teniendo buenos registros con el trombón, la trompeta y el clarinete. Y con veinte años se encontró en la marina estadounidense arreglando marchas militares para que la banda las tocara. Todo cuenta a la hora de sumar experiencia. Licenciado sin pisar el campo de batalla, por entonces se disputaba la guerra de COREA, volvió de nuevo a aquellos lugares donde su padre había trabajado: los clubs neoyorkinos y los estudios de grabación donde conoció a muchos compositores, al mismo tiempo que formaba parte de los músicos de estudio que grababan con FRANKIE LAINE o VIC DAMONE. Ya entonces componía música siguiendo a sus maestros: WAGNER, naturalmente, como se desprende de la música que ha hecho más tarde, MAX STEINER o ERIC WOLFGANG KORNGOLD. Trabajó para JERRY GOLDSMITH, BERNARD HERRMAN, MIKLOS ROZSA, FRANZ WAXMAN y ELMER BERNSTEIN, un músico del que se celebra este año el centenario y que era capaz de componer música de jazz (EL HOMBRE DEL BRAZO DE ORO), música colosal (LOS DIEZ MANDAMIENTOS) música bélica (LA GRAN EVASIÓN) y música western (LOS SIETE MAGNÍFICOS). WILLIAMS figuraba entre los músicos de estudio que grabaron esta banda sonora, lo que nos permite aventurar una teoría sobre el origen de LA MARCHA IMPERIAL o TEMA DE DARTH VADER de STAR WARS. En LOS SIETE MAGNÌFICOS hay un tema para los “buenos” y uno para los “malos”. Ocurrió que la imagen que había dado ELI WALLACH del personaje de CALVERA, el malo, era algo paródica y JOHN STURGES, el director del film, le dijo a BERNSTEIN que le hiciera una música amenazadora. BERNSTEIN respondió con un tema muy marcado que hacía que el espectador sintiera cuando sonaba que se acercaba una amenaza. Si escuchan ese tema y a continuación la MARCHA IMPERIAL, encontrarán un cierto “aire de familia”. Y WILLIAMS se convirtió, quizá en ese momento, en un hábil utilizador del “leiv motiv”, esos temas musicales recurrentes que aparecen oportunamente en muchas de sus películas para manejar las sensaciones del espectador. Por supuesto también podemos asumir que la MARCHA IMPERIAL se parece a la MARCHA DEL AMOR DE LAS TRES NARANJAS de PROKOFIEV, pero a mí me gusta más mi teoría. Además, WILLIAMS adaptó música para musicales como CARRUSEL o AL SUR DEL PACÍFICO, compuso para películas de aventuras como HATARI o LOS CAÑONES DE NAVARONE y tocaba los solos de piano de EL APARTAMENTO. En el año 58 compuso su primera banda sonora. Fue para la película DADDY O, UN GRAN TIPO que el tiempo ha olvidado piadosamente. Pero él insistió en diferentes comedias que le dieron experiencia, aunque a él lo que le gustaba era la espectacularidad y tuvo su primer acercamiento a ella con EL SEÑOR DE HAWAI con CHARLTON HESTON viviendo aventuras sin cuento. Después llegarían CODIGO DEL HAMPA, la última película de RONALD REAGAN antes de entrar en política y TODOS ERAN VALIENTES la única película que dirigió FRANK SINATRA. Y también puso música a algunas series de ciencia-ficción como PERDIDOS EN EL ESPACIO y EL TÚNEL DEL TIEMPO. Y ocupado en estas cosas de repente se encontró con su primera nominación al OSCAR. Fue por la música de EL VALLE DE LAS MUÑECAS, un suntuoso melodrama que no le dio la estatuilla, pero si bastante fama. Para recoger el primer OSCAR tuvo que esperar unos años, hasta 1971, cuando se lo concedieron por arreglar la música y las canciones de EL VIOLINISTA EN EL TEJADO, aquella de IF I WERE A RICH MAN, canten conmigo, dubi, dubi, dubi, dubi dubi, dubi, dubi, du. Ya era un músico premiado, le llovían los contratos y llamaron a su puerta las grandes productoras ofreciéndole LA AVENTURA DEL POSEIDON, EL COLOSO EN LLAMAS, TERREMOTO, lo que hizo que le catalogaran en el apartado de “compositor de música para películas de catástrofes”. Y en esas estaba cuando se le acercó un jovencito en trance de dirigir su primera película, un tal STEVEN SPIELBERG, y le dijo que le encantaría que le pusiera música a su trabajo. Esa película era LOCA EVASIÓN (quizá ustedes piensen que la primera película de SPIELBERG es EL DIABLO SOBRE RUEDAS, que se estrenó en cines en EUROPA, pero en realidad era un trabajo para televisión) que no ha pasado a la historia por su música, aunque quizá lo merezca, pero si por ser el primer trabajo para la gran pantalla del cineasta que definió el nuevo cine a partir de los años 70.

EL HOMBRE QUE NO SE CONSIDERABA LO SUFICIENTEMENTE BUENO PARA PONER MÚSICA A DETERMINADAS PELÍCULAS
SPIELBERG volvió a llamar a WILLIAMS y le dijo que creara la música para TIBURÓN. WILLIAMS le tocó unas notas al piano. SPIELBERG ni se inmutó. WILLIAMS insistió. Y SPIELBERG siguió frio como un iceberg. Así que el músico le dijo “Tú, déjame a mí”. Efectivamente, aquella música que no impresionó a SPIELBERG se convirtió en la más amenazante de la historia, en gran parte del éxito de la película, en la culpable de que el año 75 fuéramos menos a la playa y de que WILLIAMS a partir de aquel momento fuera considerado un maestro y el compositor de cabecera de SPIELBERG que solo ha prescindido de él en ocasiones muy  justificadas como contar con un compositor negro, QUINCY JONES, para una película íntegramente protagonizada por actores de color, EL COLOR PÚRPURA. TIBURÓN le consiguió a WILLIAMS su segundo OSCAR. Llego a tiempo nuestro invitado para poner música a la última película de ALFRED HITCHCOCK, LA TRAMA, y a continuación SPIELBERG, otra vez él, le habló de un amigo suyo, GEORGE LUCAS, que tenía una película que, quizá, podría ser mejor con su música. Y así, con la música de STAR WARS, ganó su tercer OSCAR, y encadenó bandas sonoras para el SUPERMAN de RICHARD DONNER y CHRISTOPHER REEVE, para EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA, y lo que siguió con las andanzas de INDIANA JONES, NACIDO EL CUATRO DE JULIO de OLIVER STONE y hasta SOLO EN CASA mientras acompañaba a SPIELBERG desde E.T. EL EXTRATERRESTRE a JURASSIC PARK. E.T., por cierto, nos proporciona otra anécdota de la relación entre cineasta y compositor. WILLIAMS no sabía cómo ordenar la música de la secuencia final y atrasaba la entrega. Hasta que SPIELBERG le dijo “mira, JOHN, lo que tienes que hacer es editarla como quieras. Yo, luego, montaré la secuencia siguiendo tu música”. Y así lo hizo, y así quedó para la historia junto al cuarto OSCAR para WILLIAMS. Pero todavía tendría algún desacuerdo mas con su amigo. Cuando vio las imágenes de LA LISTA DE SCHINDLER le dijo a SPIELBERG: “STEVEN, no puedo poner música aquí, tú necesitas a un compositor mejor que yo”. Y STEVEN le respondió: “Lo sé, JOHN, pero están todos muertos” Y así llegó el quinto y, de momento, último OSCAR a las estanterías de JOHN WILLIAMS. Por cierto, es la segunda persona en pasar de las cincuenta nominaciones a estos premios, tiene 52 y solo le aventaja WALT DISNEY que tiene 59. Y sumen, además, 23 premios GRAMMY, 7 BAFTA, cuatro GLOBOS DE ORO y la consideración del AMERICAN FILM INSTITUTE de que la banda sonora de STAR WARS es la más grande de la historia. Por supuesto esto no acaba aquí, sino que a todas estas obras tendríamos que sumar preludios, fugas, conciertos, piezas para chelo e incluso unas variaciones sobre FELIZ CUMPLEAÑOS. Y la música de la toma de posesión de BARACK OBAMA como presidente de los ESTADOS UNIDOS. Este hombre es incansable. Y lo demuestra también poniendo música a cuatro juegos olímpicos. Por ahí justamente comienza este concierto, haciendo músculo musical, para abrir una noche inolvidable que después nos paseará por lo más granado de su producción. Las inquietantes notas musicales que nos ponían en contacto con los extraterrestres en ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE, el ritmo que tanto le costaba ordenar en E. T., la magia de HARRY POTTER y los vuelos de SUPERMAN que, alguien dijo, se copió a sí mismo. Luego un recorrido por los territorios jurásicos para pasar después a las emociones mejor contadas de la historia del cine, ya saben LA LISTA DE SCHINDLER. Y para terminar STAR WARS, ¿cómo podría ser de otra manera?

EL HOMBRE QUE PONE MÙSICA A LOS SUEÑOS
Y desde ese lugar privilegiado que se ha ganado con esfuerzo y dedicación, JOHN WILLIAMS sigue trabajando, ayudando a STEVEN SPIELBERG a cumplir su sueño de adolescente al recrear su película fetiche WEST SIDE STORY, poniendo música a la revisión que el cineasta ha hecho de su propia familia en LOS FABELMAN y pensando ya en que nuevos temas aportará a la mitología de INDIANA JONES en la quinta película de la serie, arreglando su propio trabajo en la nueva de JURASSIC WORLD, añadiendo cosas en las muchas series de STAR WARS que viajan por las plataformas, trabajando como siempre ha hecho. Acompañando los sueños de los que eran niños cuando empezaron a sonar sus composiciones en las películas y ahora se sientan ante la orquesta para recordar lo que sintieron entonces y para confirmar que JOHN WILLIAMS es muy, muy bueno.

Félix Linares


Erik Nielsen.

Director

Erik Nielsen es un director que trabaja con desenvoltura en los ámbitos operístico y sinfónico. Desde 2015 es Director titular de la Orquesta Sinfónica de Bilbao, siendo además Director Musical del Theater Basel entre 2016 y 2018, donde continua siendo invitado regularmente a dirigir la Sinfonieorchester Basel. En 2002 dio inicio a una asociación de 10 años con la Ópera de Frankfurt, comenzando como Korrepetitor (pianista) y más tarde como Kapellmeister de 2008 a 2012. En ella se ha consolidado dirigiendo títulos de un amplio repertorio que abarca desde Monteverdi a Lachenmann. Antes de establecerse en Frankfurt, Erik Nielsen fue arpista en la Orchester-Akademie de la Filarmónica de Berlín.

Entre sus próximos proyectos para la temporada 20/21 destacan su debut en la Dutch National Opera dirigiendo a la Rotterdam Philharmonic Orchestra en una nueva producción del Oedipus Rex de Stravinsky combinado con el estreno mundial de la ópera Antigone de Samy Moussa, sus debuts con la Sinfónica de Galicia y Orchestre der Tiroler Festspiele y su regreso a la Bayerische Staatsoper de Múnich con Ariadne auf Naxos de Richard Strauss.

Entre sus compromisos recientes destacan Karl V de Krenek con la Bayerische Staatsoper Munich, Oedipus Rex, Il Prigioniero y Pelléas et Mélisande en la Semper Oper Dresden, Peter Grimes y Oreste de Trojahn en la Opernhaus de Zürich, Billy Budd y Das Mädchen mis den Schweflhörzern de Lachenmann en Frankfurt, Mendi Mendiyan de Usandizaga, la Pasión según San Juan y Salome en Bilbao, y The Rake’s Progress en Budapest, además de conciertos en Oslo, Manchester, Estocolmo, Madrid, Estrasburgo, Lisboa, Basilea, Aspen Music Festival y en el Interlochen Arts Camp.

Pianista desde muy joven, Erik Nielsen estudió dirección de orquesta en el Curtis Institute of Music y se graduó en oboe y arpa en The Juilliard School. En 2009 fue galardonado con el Premio Sir Georg Solti por la Fundación Solti U.S.

Info covid

Agenda de eventos

Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Sa
Do

Eventos relacionados

Temporada 2022-2023
06 - 07
Oct
2022
>Sonidos de Ucrania

Sonidos de Ucrania

Lugar: Palacio Euskalduna


Abono temático:
Música y consuelo

A. Isasi: Die Sünde, op. 19
R. Glière: Concierto para arpa
R. Glière: Sinfonía nº 2 en do menor, op. 25

Marie-Pierre Langlamet, arpa
Erik Nielsen, director

El Consuelo de la música frente a la sinrazón de la guerra. Reinhold Gliére es el compositor más importante que ha dado la ciudad de Kiev. Ucraniano, de ascendencia germano-polaca y enterrado en Moscú, su vida es un ejemplo de cómo la música no entiende de fronteras. Escribió uno de los conciertos preferidos por las arpistas, que sonará en las manos de la solista de la Filarmónica de Berlín. Además, un nuevo poema sinfónico de nuestro admirado Andrés Isasi: El pecado.

Ver más
Temporada 2022-2023
13 - 14
Oct
2022
>América en siete cuerdas

América en siete cuerdas

Lugar: Palacio Euskalduna


Abono:
Iniciación

R. Sierra: Fandangos
Y. Costa/Elodie Boundy: Concerto de fronteira
I. Albeniz / R.Fruhbeck: Suite española, selección
E. Castellanos: Santa Cruz de Pacairigua

Yamandú Costa, guitarra
Carlos Miguel Prieto, director

Un programa que es un puente musical sobre el océano Atlántico, con instrumentos como el violao brasileño de siete cuerdas, heredero de la guitarra española y del que Yamandú Costa, el guitarrista más admirado de Brasil, es un virtuoso consumado. Melodías y ritmos que evocan danzas antiguas (el fandango en versión del puertorriqueño Roberto Sierra), diversidad de paisajes (la orquestación de “nuestro” Frühbeck de la suite de Albéniz), y aromas caraqueños por el venezolano Evencio Castellanos.

Ver más
Temporada 2022-2023
27 - 28
Oct
2022
>Nobu y el segundo de Rachmaninov

Nobu y el segundo de Rachmaninov

Lugar: Palacio Euskalduna

A. Isasi: Zharufa, op. 12
P. Dukas: La Peri, poème dansé
S. Rachmaninov: Concierto para piano y orquesta nº 2 en do menor, op. 18

Nobuyuki Tsujii, piano
Erik Nielsen, director

De Nobuyuki Tsuji nos deslumbra su técnica, su sensibilid, en resumen su supercapacidad para la música. Y admiramos que lo haya conseguido venciendo a la cegera con otra supercapacidad: la del tesón. En realidad sólo deberíamos cerrar los ojos con él y darle las gracias por emocionarnos con su versión del Segundo de Rachmaninov. La inspiración en el exotismo oriental está detrás de los dos bellos poemas sonoros de Paul Dukas y nuestro internacional Andrés Isasi, quien ganó el 2º premio de composición del conservatorio de Malmö en 1914 con Zharufa.

Ver más
Temporada 2022-2023
03 - 04
Nov
2022
>Debussy y el sonido del Txistu

Debussy y el sonido del Txistu

Lugar: Palacio Euskalduna

C. Debussy: Prelude a la apres midi d’un faune
Tradicional: Zaharra
Javier Martínez: Karibu Peponi
C. Debussy: Images

Garikoitz Mendizabal, txistulari
Erik Nielsen, director

El fauno que imaginó Debussy tocando la flauta entre las ninfas sirve para introducir el sonido ancestral del txistu en la música sinfónica. De la mano de Garikotiz Mendizabal disfrutaremos tanto de la vertiente tradicional de nuestro instrumento, como del lenguaje más actual, en la pieza de Javier Martínez, inspirada en la flauta de tres agujeros que utilizan los kenianos. Otra vez Debussy, esta vez con Images, será un reto para que la orquesta muestre su sutil paleta sonora.

Ver más